03 jul 2020

Ir a contenido

ERC vence en Catalunya en votos y escaños por primera vez en unas elecciones generales

Los republicanos aventajan en tres actas y 50.000 sufragios al PSC

Aragonès clama por el inicio de un diálogo con Sánchez por la autodeterminación

Xabi Barrena

Gabriel Rufián y Ernest Maragall se abrazan tras conocer los primeros resultados.

Gabriel Rufián y Ernest Maragall se abrazan tras conocer los primeros resultados. / JORDI COTRINA

Escenario casi perfecto para ERC. La candidatura que ha encabezado Oriol Junqueras desde el Centro Penitenciario Madrid 5  ganó este domingo sus primeros comicios generales en Catalunya. Lo hizo en escaños, algo que la mayoría de sondeos ya preveían, pero también, sorprendentemente para la propia empresa, en votos, con una distancia de 50.000 sufragios a los socialistas y un total de un millón de sufragios. Es la primera vez que el PSC logra una victoria en España y no en Catalunya. Los republicanos hicieron trizas las expectativas de que el voto útil anti tripartito de diestras auparan a los de Meritxell Batet.

EL gran triunfador de la noche, Gabriel Rufián, eufórico, afirmó que Junqueras, y también Romeva, el más votado en el Senado, "han ganado a sus carceleros".

Los republicanos han contenido la alegría durante gran parte de la noche, a pesar de que ya con los primeros resultados se fijaron los guarismos definitivos del 15 a 12. La sensación de vencer en unos comicios que no son ‘los suyos’ y, además, doblegar en voto a un PSC subido a la ola del voto útil dio paso, finalmente, a la euforia. Eso sí, los primeros gritos de “independencia” no llegaron hasta el 82%. Por si las moscas.

El único lunar de la noche vino de Madrid. La suma entre el PSOE y Ciudadanos, que les posibilita formar gobierno. Otra cosa es que Sánchez teja un pacto con regionalistas y el PNV y evite al secesionismo.

La demanda de Aragonès

Orilló la cuestión el líder de ERC extramuros, Pere Aragonès. "Pedro Sánchez ha ganado en España. Junqueras, en Catalunya. Es el momento de abrir un diálogo que conduzca a la solución de este conflicto. Y la soución pasa por votar en un referendo de autodeterminación", dijo el vicepresidente.

Y, evidentemente, la lectura obligada del derbi con la posconvergencia llenó también de honda satisfacción a los republicanos. La primera lectura, amable, es que unos y otros suman casi el 50% de los diputados que se eligen en Catalunya, 22 de 48. La segunda es que los republicanos duplican en votos y escaños a los puigdemontistas y, además, les doblegan en feudos gerundenses de altísimo valor simbólico. Donde Junts per Catalunya cimentó su triunfo sobre ERC el 21-D, de hecho.

Los resultados sirvieron a Marta Rovira, desde Suiza, para sacar pecho del ahínco de ERC por no concurrir en lista conjunta con los posconvergentes. "El independentismo crece cuando no discute entre partidos y sí explora sus fronteras", dijo.

Más motivos para la euforia republicana. El triunfo, con permiso del voto por correo, en la ciudad de Barcelona, que registró más del 78% de participación. A 32 días de las elecciones municipales y superando, eso sí, en la foto-finish, al PSC, por 2.000 votos. "Escucha, España" dijo el alcaldable parafraseando el poema de su abuelo Joan Maragall, "Cataunya es republicana".