Ir a contenido

CARTA

Eulàlia Reguant, al juez Marchena: "Claro que quiero declarar, pero usted no me deja"

La edila de la CUP carga contra el presidente de la sala del Tribunal Supremo y le acusa de "proteger" a la extrema derecha

Júlia Regué

La edil de la CUP, Eulàlia Reguant, junto a su abogado, Daniel Amelang.

La edil de la CUP, Eulàlia Reguant, junto a su abogado, Daniel Amelang.

La edil de la CUPEulàlia Reguant, y el exdiputado del Parlament, Antonio Baños, agotaron el tiempo dado por el presidente de la sala del Tribunal Supremo, Manuel Marchena, para que "recapaciten" y declaren en el juicio del 'procés'. Ambos fueron sancionados por no responder a las preguntas de la acusación popular ejercida por Vox. La sala emitió un nuevo comunicado, con fecha 15 de abril, dando un nuevo plazo de tres días para rectificar su postura, además de una multa de 2.500 euros a cada uno. Y alertó de que, en el caso de que no recularan, abriría una investigación por desobediencia grave. El equipo jurídico de los anticapitalistas volvió a responder al requerimiento, sosteniendo que los 'cupaires' "nunca se han negado a prestar declaración".

El documento, al que tuvo tenido acceso EL PERIÓDICO, se acoge al hecho de que la negativa de responder a "un partido de extrema derecha, machista y xenófobo" se pronunció antes de que se llegara a formular pregunta alguna, por lo que "pone de manifiesto que la oposición de la testigo no se debe al contenido de las preguntas, sino a lo que representa dicha acusación popular". 

Además, los abogados insisten en que comparecieron en calidad de testigo, "prestó promesa de decir la verdad, facilitó los datos de identidad que le fueron requeridos por el presidente de la Sala y expresó su plena disposición a responder a todas las preguntas [...], a excepción de la acusación popular ejercida por el partido político Vox" y reivindican que la intención de sus clientes era "poder aportar al tribunal todo el conocimiento que obraba en su poder susceptible de esclarecer los hechos objeto de enjuiciamiento". 

Reguant vuelve a escudarse en la "objeción de conciencia" porque el artículo 418 de la ley de enjuiciamiento criminal contempla que "ningún testigo podrá ser obligado a declarar acerca de una pregunta cuya contestación pueda perjudicar material o moralmente y de una manera directa e importante, ya a la persona". 

Carta a la militancia

Por otro lado, Reguant mandó una carta a la militancia de la CUP en la que se dirige al juez y asevera: "Claro que quiero declarar, pero usted no me deja". También asegura que Marchena "ha decidido proteger la extrema derecha y vulnerar, de facto, los preceptos éticos y morales de un sistema democrático y de garantía de derechos" y reprocha que representantes del Gobierno de Mariano Rajoy "se hagan los suecos" en sus declaraciones y que miembros de la Policía Nacional y de la Guardia Civil "de forma orquestada y teatralizada se hayan dedicado a mentir", "pintando a los votantes del 1-O como una pandilla de bárbaros".

La citada abandera su "derecho a la objeción de consciencia" y comenta que actuaba "movida por planteamientos éticos, pero también amparada en la expulsión de la Falange por parte de este mismo tribunal cuando esta quiso actuar como acusación popular hace algunos años en un procedimiento judicial".

"Señor Marchena, no es que no quiera declarar, es que usted no está garantizando las condiciones éticas y políticas para que lo pueda hacer, que a la práctica, es el mismo que impedir que declare", concluye.