Ir a contenido

camino a las urnas

Sánchez cede e irá a dos debates: el lunes en TVE y el martes en Atresmedia

El candidato recula aunque considera "una anomalía" las citas en días consecutivos

El ente público confirma el cambio de fecha y deplora el "sainete" de los últimos días

Iolanda Mármol / Juan Ruiz Sierra

Pedro Sánchez, durante el debate electoral celebrado el 13 de junio del 2016.

Pedro Sánchez, durante el debate electoral celebrado el 13 de junio del 2016. / JOSÉ LUIS ROCA

​Pedro Sánchez recula en la batalla de los debates electorales. Tras la oleada de críticas de la oposición y la fractura abierta en RTVE, el candidato socialista ha decidido ceder. Asistirá a las dos citas. El lunes 22 de abril irá a RTVE y el martes 23 a Atresmedia. Preguntado sobre su decisión, Sánchez ha respondido desde Logroño encogiéndose de hombros levemente y con una sonrisa: "Qué remedio". El PSOE intenta así zanjar una controversia que empantana una campaña que hasta esta polémica dominaba y que ahora, confían, se podrá reconducir sin que afecte a la intención de voto que el partido encabeza en todas las encuestas. PP, Ciudadanos Unidas Podemos se apuntan el tanto, pero sobre todo, la victoria moral es de los profesionales del ente público. Este mediodía el consejo de informativos ha confirmado el cambio de fecha (que no ha anunciado la corporación) y ha emitido un comunicado en el que lamenta "el sainete".

El PSOE explica en un comunicado hecho público este viernes que Sánchez ha pedido a su comité electoral que "reconsidere" su posición y acepte las ofertas de las dos cadenas de televisión, ante "la posibilidad real de que no hubiera ningún debate". Aunque el candidato socialista considera "una anomalía" que se hagan los dos programas en días consecutivos y afirma que "no hay precedente alguno en la historia de las democracias occidentales", se aviene porque, dice, debe primar el acuerdo entre mayorías. 

Horas después del comunicado, Sánchez, que ha sufrido su primer tropiezo en esta campaña con su gestión de los debate, ha empleado el humor cuando se ha referido a su cambio de criterio. El presidente ha dicho que él acudirá con "guante blanco" a las dos citas. "Espero que la derecha y sus tres siglas entiendan que debatir no es insultar", ha dicho ante unas 500 personas en San Sebastián. Sin embargo, el líder socialista ha dado por hecho que serán debates muy duros, en consonancia con las campañas que han diseñado Pablo Casado Albert Rivera, basadas en la presunta necesidad de sacar a Sánchez de la Moncloa. "Visto lo visto y escuchado y escuchado, me parece bien que pongan el debate fuera del horario de protección infantil, porque las cosas que dicen sobre mi persona…", ha explicado, provocando risas en el auditorio.

El giro 

Sánchez ha girado en cuestión de horas. El jueves defendió en una entrevista en Ondacero que solo asistiría a un debate, el de RTVE el próximo martes, y recomendó a sus adversarios que, si no querían asistir porque preferían acudir al programa en Atresmedia, que enviasen a sustitutos a confrontar con él. Casado, Rivera y Pablo Iglesias se negaron a aceptar esta posición. Los líderes del PP y Ciudadanos mantuvieron su compromiso con la cadena privada. El jefe podemista insistió en que debía haber dos debates. 

La guerra política deja heridas abiertas en RTVE, cuya dirección decidió posponer de lunes a martes la celebración del debate pocas horas después de que Sánchez expresara ese deseo. Los consejos de informativos de TVE, RNE y RTVE explicaron que "no comparten" esa decisión, reclamaron que se apueste por la "imparcialidad" y que primen los criterios periodísticos y profesionales. El cambio de fechas sirvió para que la oposición acusase al líder socialista de "instrumentalizar" la televisión pública.

La nueva decisión de Sánchez, de apostar ahora por el lunes, obligaría de nuevo a RTVE a cambiar sus previsiones. El ente deberá pronunciarse. 

En contra de lo que expresaba hace solo unas horas, cuando defendía una única cita, el candidato socialista sostiene ahora que "será un honor" mantener dos debates que, entiendeayudarán a movilizar a los indecisos.

Fuentes socialistas reconocen que han gestionado mal la negociación de los debates electorales. Aún así, confían en que la aceptación de ir a dos programas zanje la polémica que sacude la campaña. Sostienen que esta controversia, aunque es llamativa, no llega a arraigar en el electorado y no incide en la intención de voto, puesto que a la opinión pública le interesan otros asuntos que les afectan de pleno, como las pensiones o el salario mínimo. 

Críticas de la oposición

El PP ha confirmado que Casado estará en los dos debates. El candidato conservador considera que Sánchez "recula" en este asunto "obligado" por la oposición y por su "desgaste electoral", pero no por el "bien de España". “Solo acierta cuando rectifica”, ha criticado el líder del PP, que ha lamentado que Sánchez haya “generado un gran desgaste” en RTVE por su “interés partidista", informa Pilar Santos. 

Ciudadanos también ha ratificado que Rivera asistirá a ambos programas. El líder de los liberales se felicita por la decisión de Sánchez, pero le ha acusado de haber intentado hasta el último minuto evitarlo. “No le queda más remedio, me parece una vergüenza que un presidente del Gobierno intente esquivar los debates. Quien le tiene miedo a un debate en realidad le tiene miedo a la democracia, al periodismo y a la pluralidad”, ha señalado.

José Manuel Villegas, ha pedido la dimisión de la administradora única de RTVE. / FOTO: DAVID CASTRO / VÍDEO: EUROPA PRESS

Su secretario general, José Manuel Villegas, ha alabado la decisión de los profesionales del ente público y ha pedido la dimisión de la directora del RTVE. "Rosa María Mateo tiene que dimitir y a Pedro Sánchez lo tenemos que enviar a su casa el 28 de abril votando. España no puede aguantar a un presidente sin escrúpulos", ha sentenciado.

En Unidas Podemos celebran la decisión de hacer doblete, confían en que sean determinantes para el pulso electoral. Iglesias ha mostrado su agradecimiento a los trabajadores de la televisión pública que "han logrado hacer rectificar a la señora [Rosa María] Mateo" por una decisión que califica de "incomprensible" y que, en su opinión, "respondía al uso instrumental e inaceptable de TVE por parte del Gobierno".  En este sentido, ha insistido en que "hay que legislar de una vez que los debates sean obligatorios" para respetar el derecho de los ciudadanos que quieren "contrastar las diferentes propuestas de los candidatos y de las distintas formaciones", informa Miguel Ángel Rodríguez.