Ir a contenido

LA CARRERA HACIA EL 28-A

Sánchez quiere que el SMI sea de 1.126 euros, el 60% del salario medio

El candidato socialista reprocha a Casado que proponga "recortarlo" por primera vez

Podemos plantea que se llegue a los 1.200 euros y Cs lo liga a la productividad

Iolanda Mármol

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. / JOSÉ LUIS ROCA

El Salario Mínimo Interprofesional (SMI) entró este miércoles en campaña por esa porosa frontera que separa las propuestas de las meteduras de pata. Tras el patinazo de Pablo Casado, que dijo que bajaría el SMI a 850 euros para rectificar unas horas después, Pedro Sánchez evitó el tono duro (toda su estrategia electoral es en positivo) pero no desaprovechó el enredo de su adversario y lamentó que el PP proponga, por primera vez en la historia de la democracia, “recortar” esta norma. Desde un enunciado de cierta perplejidad, el candidato socialista señaló que su intención al frente de la Moncloa es aumentarlo progresivamente con el objetivo de alcanzar lo que indica la Carta Social Europea: el 60% del salario medio, es decir, incrementar el SMI hasta 1.126 euros al mes.

Aunque España está adherida a dicha Carta desde 1978, resulta evidente que está lejos de cumplirla. El pasado diciembre, en el convulso Consejo de Ministros celebrado en Barcelona, el Gobierno socialista aprobó subir el SMI a 900 euros, el aumento más importante de la historia, de un 22%, que entró en vigor el uno de enero. Este miércoles, tras escuchar a Casado, Sánchez subrayó que ese incremento fue solo el “preludio” de lo que su gabinete pretende avanzar en la próxima legislatura.

Afeó a Casado que propusiera un “recorte” y consideró que la rectificación del candidato conservador -que negó haberlo dicho a pesar de que se emitió en Onda Cero y atribuyó la polémica a "las 'fake news' de la semana"- es "criticable" y de "obligado sentido común". 

"Sabíamos que el PP frenaba, pero ahora vemos que lo que quieren es retroceder", criticó, desde una entrevista a La Sexta y también a su llegada al Consejo Europeo para abordar el ‘brexit’, en Bruselas.

Sánchez defendió que el aumento del SMI favorece especialmente a las mujeres, puesto que constituyen el 70% de las beneficiadas. El empleo femenino es el más castigado por la precariedad laboral, tanto en términos de estabilidad como salarial. Es una medida también de justicia intergeneracional", reivindicó, en referencia a las dificultades de los jóvenes por tener un empleo digno que les permita poner en marcha un proyecto de vida. 

Preguntado por la oposición de la patronal, cuyos representantes consideran que el aumento del SMI frena la creación de empleo, Sánchez repitió que su compromiso con el avance en el incremento es "firme".

El primer partido que situó el SMI entre los asuntos de la campaña electoral fue Unidas Podemos. Los morados, que colaboraron con Sánchez para aumentarlo a 900 euros, proponen ahora que se incremente en la próxima legislatura hasta los 1.200 euros, una cifra redonda en la misma línea que Sánchez, amparada en la Carta Social Europea. 

Los podemistas entienden que existe margen para la subida salarial porque el crecimiento de la productividad no ha discurrido en paralelo una subida de los salarios. Ni del SMI ni de los sueldos en general, sino que han quedado estancados en la última década, lo que viene a confirmar que los españoles han perdido capacidad adquisitiva. 

Rivera, tan cerca tan lejos

Ciudadanos no comparte esta lectura.  Consiera el partido de Albert Rivera que el SMI no puede incrementarse si no se constata una subida de la productividad y una mejora de la economía. En lugar de propuestas buenistas, sostienen,  debe primar la estabilidad económica. 

Las reticencias de Cs a aumentar el salario mínimo no siempre han sido las mismas. En el 2008 Rivera incluyó como medida en el programa electoral un incremento del 9% anual hasta alcanzar el 55% del salario medio, una cifra muy próxima al 60% que proponen PSOE y Podemos. 

Sin embargo, Cs fue especialmente duro con Sánchez al denunciar que el SMI debe subir en base al criterio de productividad y no a través de un "decretazo" del Gobierno.