30 oct 2020

Ir a contenido

ENCAUSADOS POR EL PROCÉS

Junqueras y Romeva pedirán libertad provisional para poder hacer campaña

Sánchez, Rull y Turull se suman también a esta iniciativa al figurar también como candidatos en las elecciones generales

Europa Press

Oriol Junqueras, durante el juicio en el Tribunal Supremo.

Oriol Junqueras, durante el juicio en el Tribunal Supremo. / J. J. GUILLÉN (EFE)

La defensa de Oriol Junqueras y Raúl Romeva solicitará en las próximas horas a la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo que sean puestos en libertad provisional para que puedan participar en la campaña electoral, pues concurren como candidatos en las listas de ERC al Congreso y al Senado, respectivamente.

Así lo ha avanzado en declaraciones a los medios el portavoz jurídico de Esquerra Republicana, Joan Ignasi Elena, a las puertas del Tribunal Supremo, donde ha incidido en la necesidad de que los políticos que están siendo juzgados por el proceso independentista en Catalunya en el 2017 que aspiren a una candidatura en los comicios generales, autonómicos o europeos, estén en libertad.

"Hay algunos de ellos que son candidatos y para garantizar su derecho de defensa y en estos casos, garantizar sus derechos políticos de participación en una campaña electoral, su derecho y el de todos los ciudadanos a escuchar a sus candidatos; entendemos que debe decretarse libertad provisional y a partir de ahí, tomar las medidas que la Sala considere oportunas", ha destacado.

Medidas alternativas

La petición, conforme ha apuntado, se registrará o a última hora de esta tarde o en el día de mañana "con la convicción de que se está vulnerando el derecho de defensa" de los juzgados y "que hay otras medidas para garantizar que puedan asistir al juicio".

Esta solicitud se producirá después de que este martes el BOE publicara la lista oficial de candidatos a los comicios, ya que a juicio de las defensas el mantenimiento de la medida cautelar de prisión provisional comenzará a afectar a los derechos de participación política desde el próximo 12 de abril, fecha de arranque de una campaña en la que no podrían participar a no ser que les permitan hacerlo de alguna forma desde la prisión de Soto del Real (Madrid).

Es la situación en la que también están Jordi Sánchez, Jordi Turull y Josep Rull, cuya defensa, ejercida por el despacho de Jordi Pina, ha presentado ya una petición similar por escrito al Tribunal para garantizar los derechos políticos de sus patrocinados, todos ya proclamados candidatos, de acuerdo a las fuentes consultadas por Europa Press.

Tanto los candidatos de ERC como los de JxC basan su petición en el tiempo que llevan en prisión, la extensión de las jornadas y la vulneración de su derecho de defensa, además de apelar a su derecho de participación política en igualdad de condiciones con otros candidatos para poder asistir a actos de campaña.

El Tribunal que preside Manuel Marchena se verá obligado así a posicionarse y decidir si excarcela ahora a los candidatos y de hacerlo, si mantiene o no la medida de prisión para los otros cuatro encausados en la cárcel que no se presentan a los comicios: Carme Forcadell, Meritxell Borrás, Jordi Cuixart y Joaquim Forn.

Reclamaciones futuras

Con independencia de la decisión que adopte la Sala, cuando los candidatos salgan elegidos podría producirse una nueva batería de peticiones de las defensas, que podrían solicitar que se les deje salir para poder acudir al Congreso y poder jurar o prometer su acatamiento a la Constitución -aunque sea utilizando la fórmula 'por imperativo legal'-- y adquirir así formalmente su condición de diputados.

Las fuentes consultadas por Europa Press han reconocido que no tienen mucha esperanza de conseguir la libertad para sus clientes, ya que la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo ya se mostró contraria a excarcelar aunque fuera puntualmente a Sánchez y a otros encausados cuando fueron elegidos diputados en el Parlament de Catalunya.

En dicha ocasión la Sala confirmó las tesis del instructor de la causa, Pablo Llarena, para denegar los permisos y añadió que cuando los entonces investigados presentaron su candidatura ya sabían las limitaciones que podría suponer encontrarse en situación de prisión provisional.