Ir a contenido

LA ENCRUCIJADA CATALANA

El Gobierno francés se desmarca de la declaración de 41 senadores contra el juicio del 'procés'

El Ejecutivo de Pedro Sánchez ha querido agradecer la "rápida y contundente" respuesta del Elíseo

El Periódico

La Sala de Plenos del Tribunal Supremo durante el juicio del ’procés’

La Sala de Plenos del Tribunal Supremo durante el juicio del ’procés’ / EFE / EMILIO NARANJO

El Gobierno de Francia ha reiterado este lunes su confianza en la democracia española y en su Estado de derecho, al tiempo que llamó a no inmiscuirse en la situación sobre Catalunya, después de que un grupo de senadores galos denunciara "la represión" contra los líderes independentistas catalanes.

"Francia reitera su compromiso constante con el respeto al marco constitucional de España. Es en ese marco, que es el del Estado de derecho, donde el asunto de Catalunya debe ser tratado", ha indicado el Ministerio francés de Exteriores en un comunicado. Ha agregado que "no le corresponde a Francia inmiscuirse en los procedimientos judiciales en curso", en clara referencia al proceso en el Tribunal Supremo español contra varios líderes del independentismo catalán.

El Gobierno español ha agradecido la reacción

En un comunicado, el Gobierno español ha querido agradecer al gobierno francés su "rápida y contundente respuesta" ante el "inadmisible" manifiesto firmado por 41 senadores franceses.

El Secretario de Estado para la UE y el Embajador de Francia en España han mantenido este lunes un encuentro en la sede del Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación en el que han compartido su rechazo firme a este pronunciamiento, que según han apuntado "revela un alarmante nivel de desinformación de los senadores firmantes sobre la realidad española, y en concreto sobre Catalunya". "España es una democracia plena con división de poderes en la que los derechos y libertades fundamentales, incluido el derecho a un juicio justo e imparcial, están garantizados", han puntualizado.

El manifiesto

La reacción ministerial se produce después de que un grupo de 41 senadores franceses de diferentes partidos del arco parlamentario denunciaran "la represión" contra los líderes del 'procès' y pidieran la intervención de Francia y de la Unión Europea (UE) para "restablecer las condiciones del diálogo".

Al mismo tiempo, denunciaron "la represión de la que son víctimas los cargos electos legítimos, representantes políticos de la Generalitat de Catalunya encarcelados o forzados al exilio por sus opiniones en el ejercicio de los mandatos que les dieron los electores".

A juicio de los 41 senadores, la situación de esos políticos constituye "un verdadero ataque a los derechos y las libertades democráticas", una situación cuya "gravedad se ha subestimado en Francia".