30 mar 2020

Ir a contenido

Polémica

Vox se querella contra Colau por no cederle el Palau Sant Jordi para un acto

Asens defiende la decisión de la alcadesa: "No dejaremos que actúe impunemente"

La formación afirma que "no se había hecho mención" a los trabajos de mantenimiento que alega el ayuntamiento "durante la firma del contrato"

El Periódico

El Palau Sant Jordi.

El Palau Sant Jordi. / Jordi Cotrina

Vox ha presentado este miércoles una querella contra la alcaldesa de BarcelonaAda Colau, y varios responsables municipales, por "prevaricación y denegación de prestación de servicio público" por negarse a ceder el Palau Sant Jordi para un acto político. La querella contra Colau y los responsables políticos de Barcelona Serveis Municipals (BSM) se justifica, a juicio de Vox, por la resolución "ilegal, arbitraria e injusta" del contrato para la cesión del Palau Sant Jordi de Barcelona entre los días 28 y 30 de marzo. Ante este veto, el partido ultra ha convocado una concentración en la avenida Maria Cristina. El teniente de alcalde de Barcelona, Jaume Asens, ha defendido la actuación del Gobierno de Colau y ha avisado al partido: "No dejaremos que actúe impunemente en nuestra ciudad".

Vox había solicitado para esos días el uso del Palau Sant Jordi para la celebración de un acto el 30 de marzo pero el alquiler del recinto no es posible porque hay obras previstas durante las fechas solicitadas. La formación afirma que "no se había hecho mención" a los trabajos que alega el ayuntamiento "durante la firma del contrato, ni en el pago del 50% de la cantidad que lo formalizaba, ni en las visitas de responsables de Vox a las instalaciones". Además de a la alcaldesa, la querella afecta también al primer teniente de alcalde de Barcelona, Gerardo Pisarello, así como a Carmen Lanuza y Eloi Badia, que ostentan cargos de responsabilidad en BSM. 

Precisamente esta semana, el ayuntamiento ha aprobado una proposición del PSC para elaborar un protocolo de cesión de espacios y equipamientos municipales que sancione los discursos de odio contra cualquier colectivo, y que sancione los ataques "LGTBIfóbicos, machistas o discriminatorios". Barcelona en Comú, PDECat, ERC, PSC y CUP avalaron la propuesta, Cs se abstuvo y el PP votó en contra.

El Gobierno de Colau se defiende

Asens, por su parte, ha dicho que Vox acostumbra a hacer un uso abusivo del derecho para intimidar a sus adversarios políticos: "Pero a nosotros no nos intimidará. Tenemos muy claro que hemos actuado correctamente", ha asegurado en declaraciones a los medios después de que Vox presentara este miércoles la querella criminal.

"No somos jueces, pero queremos enviar un mensaje de tranquilidad a los vecinos: estaremos atentos a cualquier tipo de discurso de odio" o infracción que Vox pueda cometer contra los derechos humanos y de colectivos vulnerables, ha advertido el teniente de alcalde, que no se ha referido a Vox por su nombre, sino como partido de extrema derecha.

Así, ha remarcado que estarán vigilantes y atentos a que su discurso y actuación estén dentro del marco legal: "En el momento en que se pase un milímetro del marco de convivencia y de legalidad del que nos hemos dotado, actuaremos".

Temas Vox Ada Colau