Ir a contenido

el pasado noviembre

Cuando Marcos de Quinto, número 2 de Ciudadanos en Madrid para el 28-A, llamó "imbécil" a Ferran Monegal

La nueva mano derecha de Albert Rivera insultó al crítico de televisión por una entrevista en La Sexta

El exvicepresidente ejecutivo mundial de Coca-Cola Marcos de Quinto, candidato de Ciudadanos en las elecciones generales del 28-A

El exvicepresidente ejecutivo mundial de Coca-Cola Marcos de Quinto, candidato de Ciudadanos en las elecciones generales del 28-A / ISMAEL HERRERO (EFE)

Marcos de Quinto, exvicepresidente ejecutivo mundial de Coca-Cola, fue anunciado el pasado sábado como número dos de Ciudadanos (Cs) por Madrid para las elecciones generales del 28 de abril. De Quinto, que dejó en el 2017 el cargo de la multinacional tras 35 años en el fabricante estadounidense de bebidas refrescantes, ha hecho ahora el salto a la primera línea política aunque antes ya había defendido sin tapujos los intereses de la formación naranja y de su líder a través de Twitter, red social en la que el nuevo número dos de Cs por Madrid es bastante activo.

La mano derecha de Albert Rivera insultó en noviembre del 2017 al crítico de televisión Ferran Monegal, colaborador de EL PERIÓDICO, por su "trato" con el candidato de Cs  en una entrevista en el programa La Sexta Noche. El momento más tenso del encuentro Monegal-Rivera surgió con el tema de los lazos amarillos. De Quinto calificó la entrevista de "vergonzosa encerrona" y llamó "imbécil" a Monegal por "polemizar con él (Rivera) sin venir a cuento". El número dos de Ciudadanos por Madrid el 28-A se quejó de que "a otros invitados", "en vez de atacarlos, les ayudan a exponer sus argumentos". 


De Quinto tuiteó este fin de semana sobre su salto a la política después de muchos años en el mundo de la empresa: "Entro en política para ayudar a mi país, no a mí. Quiero contribuir a unir a mis compatriotas, no a dividirlos. Trabajaré desde la moderación y el respeto, aunque no lo reciba. Espero poder ayudar a cambiar ciertas cosas de la política y (sobre todo) espero que ella no me cambie".