Ir a contenido

La estrategia en Madrid genera roces en JxCat

Fuentes del PDECat matizan a Borràs y defienden cambios en la reforma laboral

Esquerra sostiene que no debe haber bloqueo a las políticas sociales del Estado

Fidel Masreal / Xabier Barrena

Manifestación contra la reforma laboral, en febrero del 2014 en Barcelona.

Manifestación contra la reforma laboral, en febrero del 2014 en Barcelona. / ELISENDA PONS

Fuentes del PDECat consultadas por EL PERIÓDICO han asegurado que la candidatura posconvergente en las elecciones generales no se desentenderá ni del debate sobre si dar marcha atrás a la reforma laboral vigente -pactada por el PP y CiU- ni de ninguna otra política fiscal, social o cultural en el ámbito español. Una aclaracion que sostiene que no habrá bloqueo ni 'no' a todo. Esta aclaración llega después de que en una entrevista en el diario Ara, la 'consellera' de Cultura, Laura Borràs, -que ocupará el número dos de la lista de JxCat por Barcelona- preguntada sobre la reforma laboral, afirmaba, con una sonrisa: "no tengo una posición prefijada" y añadía: "Primero tenemos que ver qué pasa, cuáles son los resultados, quién está en disposición de gobernar y cómo, no nos interesa tanto si la reforma laboral en España se aplica de esta manera u otra”. Borràs insistía en el derecho de autodeterminación como condición previa.

En una entrevista la semana pasada a EL PERIÓDICO, el todavía diputado posconvergente, Carles Campuzano, que ha sido apartado de las listas de su partido, defendía la necesidad de rectificar la vigente reforma laboral, sobre la que eludió hacer autocrítica por haberla avalado. “Se han de corregir algunos aspectos de la reforma laboral y es una pena que no se hayan podido corregir ahora por el obstruccionismo del Podemos” aseguraba. Fuentes del PDEcat explican que el programa electoral incorporará la propuesta de que prevalga el convenio del sector en lugar del de cada empresa y modificaciones en las políticas activas de empleo.

ERC y 'comuns', por la implicación

Quien también va definiendo el rol a deempeñar en el Congreso en la próxima legislatura es ERC. Los republicanos rechazan adoptar el bloqueo total a la política española porque ello afectaría a las políticas sociales y, por tanto, al bienestar de muchos de sus electores. Es decir, ERC ve compatible ofrecerse como alternativa tanto al ‘bloque del 155’ (PSOE, Cs, PP) como al ‘tripartito de derechas’ (PP, CS, Vox) sin por ello cerrar la puerta a acuerdos puntuales en determinadas medidas.

El portavoz republicano el Congreso, Gabriel Rufián, reivindicado que forma parte del "ADN" de su fuerza negociar medidas que mejoren las condiciones de vida de las personas. Sin embargo, y trascendidendo las políticas sociales, Rufián no ‘se mojó’ sobre si daría o no apoyo a una investidura y advirtió de que ERC no aceptará "chantajes" del PSOE sobre ningún tema, tampoco éste.

Por su parte, el portavoz de Catalunya en Comú, Joan Mena, ha denunciado que el único "proyecto" político de JxCat es "bloquear, porque no les interesa la gobernabilidad" española, informa Roger Pascual.