Ir a contenido

CITAS CON LAS URNAS

Vacuna de ERC contra el 'voto útil'

Con Junqueras al frente de la lista, Esquerra quiere situar el debate catalán en el centro del 28-A

Los republicanos tratan de frenar una ola anti-derecha que beneficie solo al PSC

Xabi Barrena

Declaración de Oriol Junqueras en el Supremo.

Declaración de Oriol Junqueras en el Supremo. / EFE

Oriol Junqueras permanece activo en el Tribunal Supremo, fuera del tiro principal de cámara. Tras efectuar su declaración, el presidente de ERC cambió su asiento en el banquillo de los acusados por una silla en la espalda de sus abogados. Desde ahí, sigue el juicio, pero también sigue pergeñando y maquinando cuestiones propias de su partido. Junqueras las apunta sucintamente y las traslada a sus abogados y, estos, a miembros del partido.

La manera florentina de comportarse de Junqueras hace que, si uno no está acostumbrado a leer entre línias, sus órdenes parezcan meros pensamientos vagos, sin más. “Valorad la opción de “ o “X ha pensado que quizá estaría bien…” en la conjugación del ‘junquerismo’ equivale a un imperativo.

Terreno de juego 

De esta, o de alguna manera similar que este diario no ha podido aún precisar, el líder de ERC puso sobre la mesa, hace una semana, la opción de encabezar la lista de las generales. Hay varios motivos, pero el principal, coinciden en apuntar varias fuentes relevantes del partido, es devolver los comicios al Congreso en Catalunya al “marco catalán”.

Es decir, aun a sabiendas que unas elecciones al Congreso nunca son las más propicias para visualizar un crecimiento independentistas, en los últimos comicios, el ‘procés’ había tenido un papel clave, tanto para el triunfo de los ‘comuns’, como para el segundo puesto de la propia ERC.

La convocatoria de elecciones por parte de Pedro Sánchez después de que las elecciones en Andalucía dibujaran un nuevo tripartito de derechas que se confirmó, en la manifestación de la plaza de Colón, apenas 10 días antes de que el socialista anunciara el camino a las urnas, cambió el panorama. Tras popularizarse, entre los sectores progresistas y no nacionalistas españoles, el miedo a un Gobierno de PP, Ciudadanos y Vox emergió la sombra que aterra a algunos, la del voto útil al socialismo para frenar a la derecha.

Los primeros discursos del candidato de ERC ‘in pectore’ al Congreso; Gabriel Rufián, además, percutieron en esa misma línea. Su ataque furibundo al eventual tripartito de derechas, pensando quizá en equilibrar la sobredosis de información sobre el juicio al ‘procés’ y las críticas por no haber aprobado los presupuestos de Sánchez,  así como su autodefinición de “dique ante el fascismo”, incidieron en que la pelota de estas elecciones se jugaría en el ‘marco español’ también en Catalunya. Y ya se sabe aquello del original y la copia.

Dureza contra el PSC

Así pues, ERC ha virado. Con Junqueras vuelve el discurso de la democracia, los derechos humanos y, entre ellos el de autodeterminación. Y a partir de aquí algunas voces consideran imprescindible un discurso duro contra los socialistas: “Es obvio que para nada son lo mismo que el PP, pero en estos meses en el Gobierno poco o nada han hecho por solventar el problema catalán”, apunta un voz que señala que esa inacción más la actividad beligerante de algunos altos cargos, singularmente Josep Borrell y los ‘barones’ territoriales, dotan de material suficiente con que atacar al PSC.  

Los republicanos consideran que todo el proceso de los presupuestos y convocatoria de elecciones ha sido milimétricamente diseñado por el PSOE, “con éxito”, reconocen. Pero también recuerdan que el actual Gobierno de Pedro Sánchez, con 84 diputados frente a los 137 del PP, no tenía suficiente legitimidad para llegar a ningún acuerdo “importante”. El deseo es que tras e 28-A, el PSOE pueda gobernar, sí, pero estrechamente vigilado por el independentismo catalán.