Ir a contenido

INTENCIÓN DE VOTO

El PSOE amplía su victoria y el PP cae a cuarto puesto

El CIS de enero vaticina el 'sorpasso' de Cs y Podemos a Casado

El 74% de los españoles respalda el diálogo de Sánchez con Catalunya

El Periódico

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Congreso.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Congreso. / JAVIER LIZÓN (EFE)

Pablo Casado es un líder con pies de barro, o eso es lo que apunta del último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), que frena el triunfalismo de los conservadores tras amarrar el gobierno en Andalucía y les echa un jarro de agua fría tras los laureles de su última convención. El dato más llamativo de esta oleada es la caída del PP, que pierde más de cuatro puntos de diciembre a enero, al pasar del 19,1% del voto al 14,9%.

Las tripas de la encuesta son alarmantes para esta formación. Tienen una fidelidad por los suelos, en un partido que se caracterizaba por la lealtad de su electorado. Ahora, la mitad de quienes les votaron el 26-J del 2016 admite que no repetiría. El 16% confiesa que prefiere apostar por Ciudadanos y otro 14% se muestra dispuesto a pasarse a Vox, un partido en ebullición y crecimiento. La mala noticia para Casado, por lo tanto, no es que su electorado albergue dudas esperando en la indecisión y pueda ser activado con una campaña movilizadora, sino que un tercio se declara claramente seducido por otros partidos. El llamado ‘efecto Casado’, según el CIS, va en dirección contraria a la deseada por la cúpula conservadora.

El CIS, con toda la controversia por los cambios metodológicos en la nueva etapa bajo la dirección de José Féliz Tezanos, vuelve a situar al PSOE como líder. Según el estudio, Pedro Sánchez amplía su liderazgo. El PSOE ganaría las elecciones con el 29,9% de los votos, un punto más que en el barómetro de diciembre, con lo que se situaría 15 puntos por encima de su antagonista histórico, el PP.

Ciudadanos sería segunda fuerza política con el 17,7% de los apoyos, lo que supone una leve bajada de dos décimas respecto al mes anterior.

En tercer lugar, el CIS sitúa a Unidos Podemos, que conseguiría el 15,4% de los votos, con medio punto de aumento en una encuesta cuyo campo se realizó antes de la crisis por la alianza de Íñigo Errejón y Manuela Carmena.

En quinta plaza, el partido revelación. Vox alcanzaría el 6,5% de los votos, un aumento significativo desde el 3,7% que el CIS le atribuyó en el barómetro de diciembre.

En todo caso, el estudio continúa pronosticando que el bloque de izquierdas suma por encima del de derechas y que, por lo tanto, podría gobernar aunque con un margen estrecho de en torno al 5% de los votos. La clave seguiría estando en el auge del PSOE más que en la situación de estancamiento de Podemos, que bordea la frontera del 15% desde hace largos meses aparentemente atrapado entre un suelo estable de voto duro y un techo que no aumenta ni siquiera con el apoyo a los Presupuestos del 2019.

Sánchez, el mejor valorado

Respecto a la valoración de líderes la caída es generalizada. Sánchez resiste como el más valorado, con un 3,8 sobre diez. Albert Rivera ocupa la segunda plaza con un 3,5. Pablo Casado suspende con un 2,9 y Pablo Iglesias vuelve a ser el dirigente con peor nota, un 2,8.

El CIS también pregunta esta vez por la posición de Sánchez en el conflicto catalán. Según el estudio, un 71,7% de los españoles están a favor de que el Gobierno establezca una política de diálogo con Catalunya, frente al 21,7% de los ciudadanos que cree que la estrategia apropiada para afrontar el desafío independentista debe ser “mano dura”. Esos dos tercios de apoyo suma a quienes opinan que es preciso aplicar en Catalunya una política "que combine el diálogo con el cumplimiento de la ley” (36,9%) con quienes piden diálogo a secas (34,8%) .

En contra de lo que calculan las direcciones de los partidos, la mayoría de los encuestados asegura que la situación en Catalunya no influirá en su voto ante las próximas elecciones ( el 33,2% asegura que no afectará en "nada" y el 17,9% dice que “poco")

Un porcentaje algo menor, aunque considerable, el 42,9%, piensa lo contrario, porque el 21,6% comparte que lo que ocurre en Catalunya le puede afectar "mucho" a la hora de votar, y el 21%, “bastante".

El muestreo incluye la habitual pregunta sobre el modelo territorial preferido por los ciudadanos, según la cual el 42,2% apuesta por un Estado con comunidades autónomas como el actual y solo el 9,4% por uno que les reconozca la posibilidad de convertirse en Estados independientes.

El 16% se inclina por un Estado "con un único Gobierno central sin autonomías", el 13,8% por uno en el que las comunidades "tengan mayor autonomía que en la actualidad" y el 12,1% por un modelo donde tengan menos.

En lo relativo a los sentimientos de pertenencia, el barómetro concluye que un 57% de los ciudadanos se siente tan español como de su tierra, el 13,9% se siente "únicamente español" y el 10,5% más de su territorio o Comunidad Autónoma que español.