Ir a contenido

CÓNCLAVE MORADO

Iglesias alega que Errejón no es un "traidor" y recula para pactar

El candidato madrileño no acudió al Consejo Ciudadano para allanar el camino del diálogo

IU Madrid convoca a Podemos y Más Madrid a una reunión conjunta el próximo lunes

Miguel Ángel Rodríguez

Íñigo Errejón y Pablo Iglesias en una imagen de abril del pasado año.

Íñigo Errejón y Pablo Iglesias en una imagen de abril del pasado año. / DAVID CASTRO

Dos semanas después de que estallara la mayor crisis de la historia de PodemosPablo Iglesias e Íñigo Errejón parecen dispuestos a dejar a un lado el factor humano y encauzar una candidatura amplia desde la racionalidad. El líder del partido pasó de amenazar con una lista que compitiera en las elecciones autonómicas contra su ex número dos a defender que Errejón "no es un traidor" sino que debe ser un "aliado". El presidenciable madrileño también dio un paso atrás. Pese a mantener su puesto en el Consejo Ciudadano Estatal del partido, Errejón decidió no asistir al encuentro, como le pidieron desde la dirección morada, para facilitar unas negociaciones que lleva pidiendo desde que anunció que no concurrirá a las elecciones de mayo bajo la marca de Podemos sino en alianza con la alcaldesa Manuela Carmena en la plataforma Más Madrid.  

Enfundados los sables y con la apariencia, al menos, de buscar un acuerdo que les permita confluir bajo el mismo nombre a los comicios regionales, Podemos Madrid y Más Madrid se sentarán a la misma mesa el próximo lunes en una reunión convocada por la organización regional de IU. Los de Alberto Garzón que se postularon desde el primer momento como el "pegamento" de la izquierda ven así más cerca una candidatura de unidad para competir en las urnas contra la derecha.

De traidor a aliado

Atrás queda aquel "Íñigo no es Carmena" que propugnaba la construcción de una candidatura a la Comunidad de Madrid para enfrentarse a uno de los ideólogos del partido. Ahora el mensaje es otro: "Íñigo, a pesar de todo, no es un traidor, sino que debe ser un aliado". Así de rotundo se mostró Iglesias, quien intervino telefónicamente por estar de baja por paternidad, en un mensaje publicado en Facebook. Además, urgió a "construir una confluencia lo más amplia posible". Pone fin así a unos días de duras críticas contra el que fuera su mano derecha, al que una vez más volvió a situar fuera de la formación: "Hacer las cosas en secreto, por sorpresa y sin contar con los espacios colectivos me parece incompatible con formar parte de Podemos".

El discurso de Iglesias fue el culmen de una reunión en el que ambas corrientes expresaron sus puntos de vista. Fuentes presentes en el encuentro aseguran que el líder del partido afirmó haber escuchado por primera vez los argumentos de los defensores de Más Madrid y reconoció el buen tándem que hacen Carmena y Errejón. Sin embargo, no todo fueron buenas palabras. Iglesias abroncó a los ‘errejonistas’ por no haber compartido este paso con la dirección del partido. No obstante, tras casi cinco horas de reunión la directiva nacional no adoptó ninguna decisión en firme.

Cuál será la forma en la que se organicen de cara a las elecciones del 26 de mayo es todavía una incógnita en un panorama repleto de propuestas. El camino que Podemos viene defendiendo desde hace unos días pasa por una candidatura de coalición con IU y Equo que, más tarde, pueda negociar con Errejón y Carmena. Lo que sí aclaró Iglesias es la necesidad de un debate "sosegado" en la organización territorial de Madrid, dirigida por una gestora puesta y controlada por la cúpula estatal. Será Podemos Madrid quien deba ratificar la nueva posición conciliadora de Iglesias y apoyar la confluencia con Errejón.

Allanando el camino

Errejón también quiso aplicar paños calientes a la rota relación que mantiene con los líderes del partido. Tras no desvelar si asistiría o no al Consejo Ciudadano, el cofundador del partido decidió no acudir. Según fuentes de su entorno este gesto pretende "desdramatizar" y "calmar las aguas" para allanar el camino del entendimiento. Además, el equipo cercano a Errejón resaltó la necesidad de centrarse en lo que es importante: "levantar junto a Manuela Carmena una plataforma progresista que gobierne Madrid".

El presidenciable madrileño, que plantó a Podemos a cuatro meses de las elecciones para concurrir con la plataforma de la exjueza y alcaldesa de Madrid, lleva apostando desde el principio por un diálogo que conduzca a una lista que sea "amplia" e "inclusiva". Para lograrlo Errejón tuvo que renunciar a su escaño como diputado en el Congreso de los Diputados, aunque mantuvo su puesto en el Consejo Ciudadano Estatal. En este sentido, voces cercanas al exdirigente morado señalan que lo único irrenunciable son "las ideas y el compromiso con Madrid".

La tregua que parecen haber firmado Iglesias y Errejón sintoniza con todas las voces que, tanto dentro como fuera del partido, clamaban unidad para hacer frente a los "trillizos reaccionarios", en referencia a PP, Cs y Vox. Como ya pidió IU, los puentes que unes al candidato de Más Madrid con la cúpula morada se van reconstruyendo poco a poco después de uno de los episodios más convulso de los cinco años de vida del partido. Con una negociación aparentemente encauzada los siguientes pasos obligarán a todas las formaciones a posicionarse respecto a la forma más adecuada de ir a las urnas.