Ir a contenido

INCERTIDUMBRE ANTE LAS ELECCIONES

Podemos cierra filas ante Errejón, dispuesto a dejar el escaño si se lo piden

La dirección morada reúne a sus candidatos y les insta a "pasar página" y evitar la expansión de la crisis

El candidato en Madrid insiste en que no deja Podemos y que sólo busca ampliar las posiblidades de ganar

Miguel Ángel Rodríguez

Echenique, de Podemos, pide a sus candidatos pasar página. / DAVID CASTRO (VÍDEO: EUROPA PRESS)

Presenciar una separación nunca es plato de buen gusto y, tras cinco años de andadura, los dirigentes de Podemos parecen haber asumido el rechazo de su electorado ante las discusiones internas del partido. Por ello, a unos meses de las elecciones autonómicas, locales y europeas, la cúpula morada trata de frenar la crisis surgida tras la decisión de Íñigo Errejón de presentarse al Parlamento regional bajo la marca 'Más Madrid' -impulsada por Manuela Carmena- y el posible contagio a otros territorios. 

"Pasar página", pidió este sábado el secretario de Organización morado, Pablo Echenique, al inicio de una reunión que dirigio junto a la 'número dos' de Podemos, Irene Montero y ante los candidatos autonómicos y europeos y los secretarios generales territoriales. Un encuentro al que Errejón -que aseveró en La Sexta que dejará su escaño si lo piden desde la dirección- no asistió. "No tiene sentido que venga a una reunión de Podemos", apuntó Echenique situando, nuevamente, fuera del partido al nuevo socio de la regidora madrileña.

El aludido, por su lado, insiste en que él no ha dejado el partido que fundó, que no considera "un lastre", pero que se necesita "ampliar" para que la victoria electoral no sea una quimera en la región y que no le han dejado "más margen" que dar este paso de acercamiento a Carmena para luchar por un "proyecto ganador". Errejón admitió en una entrevista televisiva que no ha vuelto a hablar con Pablo Iglesias desde que le comunicó, tal solo unos minutos antes de hacer público su proyecto con la regidora madrileña, lo que pretendía hacer. Eso sí, dijo no tener ningún problema en ser "el primero" en dar el paso para retomar el diálogo, puesto que sigue pensando que tendrá que haber un acercamiento de última hora para pactar una sola candidatura en la comunidad.

"¿Sigue usted admirando a Iglesias?", se le llegó a preguntar, un interrogante al que Iñigo Errejón se limitó a responder que lee y sigue con atención todo lo que dice y lo que escribe el jefe de los morados, aunque no siempre está de acuerdo con lo que apunta. Un ejemplo claro: admitió que no comparte los "cordones sanitarios" para con Vox, porque no funcionan y porque no son realistas, abogando por hacer políticas que les achiquen el espacio. Se negó a responder a los comentarios que sobre él han hecho recientemente Pablo Echenique (sugiriendo que se queda como diputado solo por dinero) o Juan Carlos Monedero. "No es mi estilo, no me sale eso", replicó. 

Evitar el contagio

Desde la cúpula morada, según concluyeron este sábado, parece haberse entendido que airear los trapos sucios no es una buena estrategia electoral. Minutos antes de que Errejón publicara la carta firmada con Carmena, el pasado jueves, Montero reconocía el "error" de sacar "a relucir sus diferencias". Y dos meses atrás, Iglesias ya marcaba doctrina dentro del partido en pleno encontronazo con Carmena por la lista electoral al Ayuntamiento de la capital: "Nos ha hecho muchísimo daño cuando nos dedicamos a dar una imagen de enfrentamiento que no nos ayuda". 

Las nuevas dificultades para alcanzar el Parlamento madrileño no son el único temor de la cúpula podemista. Los morados han llamado a sus candidatos autonómicos a cerrar filas frente a Errejón ante posibles contagios. Fuentes cercanas a la dirección de Podemos señalaron la "unanimidad" de los presidenciables regionales al asegurar que "no se entiende el movimiento" realizado por el cofundador del partido.

La búsqueda de un "Podemos fuerte y que vaya fuerte a las elecciones" es en lo que, según el entorno cercano a los dirigentes podemistas, están de acuerdo todos los dirigentes del partido. Sin embargo, a cinco meses de las elecciones aún no hay una decisión tomada sobre qué hacer en la Comunidad de Madrid. El secretario general regional, Ramón Espinar, no quiso aventurar cuál será el siguiente paso ni despejó las dudas sobre si estaría dispuesto a competir contra el cofundador en las elecciones. "No es el momento de hablar de lo que pasa entre bambalinas", insistió ante las preguntas de los periodistas sobre las conversaciones que ha mantenido con los miembros de Podemos que conformaban la lista de Errejón. Sobre una posible coalición con 'Más Madrid, el senador garantizó que hagan lo que hagan "lo va a decidir la gente".