Ir a contenido

JUICIO AL 'PROCÉS'

Forcadell se desvincula de la organización del 1-O y la aprobación de la DUI

La expresidenta del Parlament asegura en su escrito de defensa que no hubo ningún "alzamiento violento" en Catalunya

Propone como testigos a dos expresidentes de la Cámara catalana, a Carles Puigdemont y a Marta Rovira

J. G. Albalat / Xabier Barrena/ Ángeles Vázquez

Carme Forcadell y Dolors Bassa, a su llegada al Tribunal Supremo el pasado 23 de marzo.

Carme Forcadell y Dolors Bassa, a su llegada al Tribunal Supremo el pasado 23 de marzo. / JOSÉ LUIS ROCA

La expresidenta de Parlament Carme Forcadell se desvinculado en su escrito de defensa del juicio del 'procés' de la organización del referéndum unilateral del 1-O y afirma que no participó en la decisión de convocarlo ni en su preparación, así como de la aprobación de la declaración de independencia (DUI), que llegó al pleno a petición de los grupos, sin tener "voto decisorio".

En el escrito, su abogada, Olga Arderiu, denuncia que la causa busca "criminalizar" a la expresidenta del Parlament "exclusivamente" por haber sido presidenta de la Assemblea Nacional Catalana (ANC) -entre 2012 y 2015-, pese a que, en el ejercicio de su cargo en la cámara, "jamás participó, ni pudo participar" en la toma y ejecución de las decisiones adoptadas por el Govern vinculadas al 'proces' independentista.

En este sentido relata  que los hechos de que se le acusa son "producto de una tergiversación" de lo acontecido en Catalunya, en los que se introducen de "manera reiterada" aspectos "falsos" en una presentación "temerariamente tendenciosa". La que fuera máxima representante de la Cámara catalana sostiene que no cometió el delito de rebelión pues no se produjo ningún "alzamiento violento y público" y precisa que "anhelar la independencia no es delito".

En un escrito de 112 folios, la abogada de Forcadell desgranava desgranando cada una de las actuaciones que realizó su representada y hace un repaso de lo sucedido en Catalunya desde el 2012, "evidenciando así que el objeto del enjuiciamiento no corresponde a unos hechos concretos, sino a una postura política, soberanismo e independentismo", defendidos desde "sectores políticos y sociales de muy diferente índole".

Movilizaciones

El texto argumenta que Forcadell "no arengó en ningún momento a movilizaciones violentas ni no violentas". "No consta en los más de 50.000 folios de la causa un solo mensaje, acto, tuit o entrevista, en el que Forcadell realice tales llamamientos", detalla. Agrega que el movimiento independentista "se ha caracterizado siempre por ser absolutamente pacífico".

Como testigos propone a los expresidentes del Parlament Ernest Benach y Núria de Gispert, así como a los letrados del Parlament y los que eran componentes de la mesa de la Cámara catalana Lluís Corominas, Anna Simó, Juan Josep Nuet y Lluís Guinó. Como han solicitado otros procesados, en la lista también incluye al expresidente Carles Puigdemont y a la secretaria general de ERC Marta Rovira, huida a Suiza.