La mitad de las autonomías llegarán al 2019 sin presupuestos

La cercanía de las elecciones regionales complica las relaciones entre partidos

El presidente de la Diputación General de Aragón, Javier Lambán. 

El presidente de la Diputación General de Aragón, Javier Lambán.  / MIGUEL LORENZO

2
Se lee en minutos
Europa Press

Casi la mitad de las comunidades autónomas, ocho de las 17, comenzará el año que viene sin presupuestos y en un buen número de casos porque el panorama político se ha complicado ante la proximidad de las elecciones autonómicas de mayo, que complican las relaciones entre partidos que han sido socios.Los gobiernos socialistas de Extremadura, Castilla-La Mancha y Aragón, y los del PP de La Rioja y Castilla y León están sin cuentas y a las puertas de la campaña electoral. Se les suman Catalunya, Euskadi y Andalucía, que no tienen autonómicas en 2019 y están sin presupuestos por motivos distintos.

La prórroga de las cuentas de 2018 no tiene por qué ser definitiva; es posible que se apruebe un presupuesto en los primeros meses del año, pero el calendario se estrecha porque a finales de marzo se disolverán los parlamentos por la celebración de los comicios. Quizá sea el caso del gobierno del extremeño Guillermo Fernández Vara, que podría lograr un acuerdo con Podemos en enero aunque de momento las negociaciones no avanzan. El presidente socialista sacó adelante sus dos primeros presupuestos de legislatura gracias a la abstención del PP y el de este año lo aprobó con la abstención de Podemos, acuerdo que intenta repetir para 2019.

El Gobierno castellano-manchego de Emiliano García-Page, compartido con Podemos desde el año pasado, se excusa en que no puede presentar unas cuentas sin que estén aprobadas las del Estado, que fijan objetivos de estabilidad y las cifras de la financiación autonómica, porque no serían "reales". El año pasado sin embargo, sin Presupuestos del Gobierno entonces de Mariano Rajoy, los Presupuestos de Castilla-La Mancha se aprobaron el 21 de diciembre.

Este es también el mismo argumento del Ejecutivo de Castilla y León, gobernado por el PP. Su presidente, Juan Vicente Herrera, se despide del cargo (no será de nuevo candidato) sin dejar presupuestos a su sucesor del PP, si Alfonso Fernández Mañueco logra gobernar tras las elecciones. Herrera ha pactado toda la legislatura con Ciudadanos, pero esta vez no se ha iniciado ni la negociación.

Noticias relacionadas

No lo tiene tampoco fácil el riojano José Ignacio Ceniceros, que aprobó, aunque tarde, los tres presupuestos pasados gracias también a Ciudadanos; esta vez, la formación naranja se ha cerrado en banda acusando al PP de deslealtad y Ceniceros no presentará ni el proyecto: quiere evitar "que sea un instrumento para ningún partido, ni que forme parte de la campaña".

De entre las comunidades que cambian el año habiendo hecho los deberes, es decir, las otras nueves destaca el caso de Cantabria: El Gobierno de Miguel Ángel Revilla ha aprobado sus Presupuestos primero con Podemos, luego con Ciudadanos y a continuación con el apoyo de un tránsfuga. Los de 2019 saldrán de nuevo adelante con el apoyo del único diputado de Cs.