Ir a contenido

ACTO EN BARCELONA

Casado tilda a Torra de "desequilibrado" por apelar a la vía eslovena

El líder del PP ve "indecente" que Sánchez se quiera reunir con el 'president' y le insta a aplicar ya el 155

Laura Puig

Casado llama a Torra desequilibrado y pide cesarlo. / ELISENDA PONS (VÍDEO: EUROPA PRESS)

El presidente del PPPablo Casado, ha aprovechado este domingo su visita a Barcelona -en la que ha presentado al candidato de su partido a la alcaldía de Barcelona (el empresario Josep Bou)- para arremeter duramente contra el 'president' Quim Torra y la voluntad del jefe del Ejecutivo central, Pedro Sánchez, de reunirse con él con motivo del Consejo de Ministros que tendrá lugar el próximo viernes en la capital catalana.

A juicio de Casado, Torra es un "desequilibrado" por apelar a la vía eslovena para conseguir la independencia. "Es decir, la guerra civil que costó 63 muertos y cientos de heridos", ha subrayado, al tiempo que ha calificado de "indecente" que Sánchez quiera mantener un encuentro con el 'president', por lo que le ha instado a ese encuentro sea para comunicar a Torra "en qué momento va a aplicar el artículo 155, cuándo va a tomar el control de los Mossos y cuándo le va a cesar fulminantemente".

El dirigente conservador ha esgrimido que con el independentismo "no se puede hablar" y ha recelado de la apelación al diálogo realizada por el líder de ERC, Oriol Junquerasen una entrevista con EL PERIÓDICO. "No nos dejemos llevar por cantos de sirena, no cabe el diálogo con aquellos que quieren romper la ley, que pegan a mujeres, o van a pintar nuestros portales. Nunca más vamos a confiar en las mentiras del independentismo", ha subrayado antes de comprometerse a que si llega a ser presidente del Gobierno, aplicará el 155 "en el primer Consejo de Ministros sin esperar a consensos ni diálogos".

'Kale borroka'

Casado también ha apelado a la "ilegalización" de los CDR, a quienes se ha referido como "los chicos de la pintura amarilla" (parafraseando a Xabier Arzalluz, cuando se refirió a los 'kaleborrokas' como "los chicos de la gasolina") y ha declarado que "no se puede aguantar la 'kale borroka'" que se vive en las calles de Catalunya tras enumerar algunos ataques sufridos por dirigentes de su partido como Alejandro Fernández o Xavier García Albiol, el vertido de basura en los juzgados o las pintadas en casa del juez instructor del caso por rebelión Pablo Llarena.

Aprovechando su presencia en la capital catalana, el presidente del PP ha llamado a convertir Barcelona en el "kilómetro cero" o la "punta del compás" contra el independentismo y ha apelado a los votantes que no han confiado antes en el PP pero quieren un proyecto transversal alternativo al soberanismo. Por su parte, el candidato Josep Bou ha reclamado que el ayuntamiento no caiga "en manos del separatismo o del populismo", ya que, ha subrayado, ambas opciones son "un castigo inmerecido" porque "enfrentan, dividen y empobrecen".

Asimismo, Bou se ha comprometido a, si es alcalde, retirar el lazo y la pancarta en favor de los políticos presos "si es necesario, haciendo rápel" y ha hecho gala de su catalanidad: ha enumerado sus ocho apellidos catalanes y ha explicado que esta Navidad pondrá el pesebre, el 'caganer', hará "cagar el tió" y cantará 'El noi de la mare'. "Ha llegado la hora de decir que somos catalanes y españoles (...) y nunca más quiero oír decir que el PP es anticatalán o va en contra de Catalunya", ha clamado.

El "abrigo sólido y fuerte"

El presidente del PP catalán, Alejandro Fernández, se ha centrado en reivindicar a su partido como un proyecto que "siempre vuelve", frente a los nuevos partidos surgidos en el panorama político español que pueden resultar más atractivos para el votante, en alusión a Ciudadanos Vox. "No somos la chaqueta estridente que se pone de moda, somos ese abrigo sólido y fuerte que nunca pasa de moda", ha destacado.