Ir a contenido

EN PLENA OPERACIÓN RETORNO

Los CDR levantan peajes y calientan la calle para el 21-D

La ANC y sectores independentistas preparan protestas para la visita de Sánchez a Barcelona

Roger Pascual

El peaje de lHospitalet de lInfant, esta tarde

El peaje de lHospitalet de lInfant, esta tarde / 'Fotògraf per la República'

Como cantaba Willie Nelson en 'On the road again' (o Miguel Ríos en 'Vivo en la carretera', eso ya va a gustos) los Comitès de Defensa de la República (CDR) volvieron este domingo a la carretera, en la que han pasado este fin de semana. Esta vez no ha sido para cortar ninguna vía, como habían hecho en la AP-7 durante el sábado, sino para levantar las barreras de diferentes peajes en plena operación retorno, igual que ya hicieron en Semana Santa. Es solo un anticipo de las movilizaciones que se esperan para el próximo 21 de diciembre, cuando Pedro Sánchez celebrará un consejo de ministros en Barcelona en un ambiente que se divisa caldeado.

El día 21 es precisamente en el que empieza, astronómicamente hablando, el invierno y en el que termina un otoño que se había repetido hasta la saciedad que sería políticamente muy caliente en Catalunya. Una temperatura política que ha subido varios grados esta semana por las cargas policiales, que han servido todavía más de acicate para un independentismo que calienta motores para la última gran cita política antes de Navidad.

Los activistas independentistas ya habían dejado entrever tras su acción del sábado que pensaban realizar una nueva actuación en las vías catalanas en pleno puente. El CDR de Cambrils anunció en su cuenta de Twitter poco antes de las 23.00 horas que levantaban el corte en la AP-7 a la altura de la Ampolla después de “más de 15 horas defendiendo la República en el sur del principado”. Se despedían con un “hasta mañana” a modo de aviso. Y así ha sido.  Sobre las cinco y media de la tarde del domingo, diferentes CDR han vuelto a la acción, en diferentes puntos de la geografía catalana.

Entre la decena de peajes “liberados”, según la terminología de estos grupos independentistas, se encuentran los de L’Hospitalet de l’Infant (AP-7), Salt (Girona Sud), Vallvidrera (C-16), Soses (AP-2), Alfés (AP-2), Manresa (C-16), Martorell (AP-7), La Roca (AP-7), Borges Blanques (AP2) y Les Fonts (C-16). Repetían de esta manera la iniciativa que habían realizado en Semana Santa. Igual que había ocurrido el sábado unas 300 personas han vuelto a cortar varias calles en Barcelona en una manifestación que ha vuelto a iniciarse ante la delegación del Gobierno.

Los Mossos, que habían evitado recurrir a la fuerza el sábado para poner al fin del corte en la AP-7 el sábado, tampoco han querido cargar esta vez en el día que Quim Torra y Miquel Buch se habían citado para hablar de la purga del cuerpo policial después de las polémicas cargas del jueves en Girona y Terrassa contra manifestantes independentistas. 

La jefa de la oposición, Inés Arrimadas, ha acusado a Torra de "criminalizar a la policía que hace su trabajo y de convertirla en una policía política", lo que en su opinión es "intolerable", tras criticar que los CDR cortaran la autopista AP-7 sin que los Mossos intervinieran. "Estamos hartos y cansados de esa sensación de impunidad de los CDR y del Govern", ha opinado la líder de Ciutadans en el Parlament, que ha alertado de que "ya se está anunciando que el día 21 de diciembre habrá un nuevo caos". No fueron las únicas críticas que Torra recibió en una jornada en la que le llovieron los reproches no solo por la gestión de los Mossos y los cortes de carreteras de los CDR sino también por proponer la vía eslovena para Catalunya. Unas palabras controvertidas sobre las que reflexionará durante el ayuno de 48 horas que inició este domingo en Montserrat en solidaridad con la huelga de hambre de Jordi Sànchez y los exconsellers Jordi Turull, Josep Rull y Joaquim Forn. Estos presos hicieron llegar este domingo un mensaje señalando que "les preocupa mucho que la acción de gente con la cara tapada pase por delante del compromiso no violento y de un sacrificio personal extremo como es la huelga de hambre".

El corte de carreteras es una de las iniciativas que se debaten desde hace días en los foros independentistas de cara a la visita de Sánchez a Barcelona, bloqueando distintas ubicaciones emulando a los 'chalecos amarillos' franceses. La actividad en las redes y grupos de Whatsapp y Telegram vuelve a ser intensa. Cerca de 7.000 internautas conversan a través de la aplicación Telegram para revivir los "paros de país" celebrados el pasado 3 de octubre y 8 de noviembre, pero ningún sindicato se ofrece a liderar la iniciativa. Tampoco ninguna entidad ni partido político. La ANC no está dispuesta a perder su liderazgo en las calles y, y, tras recibir críticas de "inacción", ha llamado a la movilización para el día del aniversario de las últimas elecciones -sin explicitar cuándo, cómo ni dónde- tras verse sobrepasada por un grupo de independentistas anónimos que se proponen paralizar Catalunya como respuesta al aterrizaje del Gobierno de Sánchez en Barcelona.

Temas: CDR Catalunya