Sánchez insta a los independentistas a apoyar el Presupuesto ante la presión de la calle

El Ejecutivo confía en que ERC y PDECat atiendan a los catalanes que exigen mejores servicios públicos

La ministra de Hacienda recuerda que el Govern perderá 2.200 millones si no se aprueban las cuentas

Pedro Sánchez, durante su rueda de prensa en La Habana Cuba.

Pedro Sánchez, durante su rueda de prensa en La Habana Cuba. / JUANJO MARTÍN / EFE

Se lee en minutos

Iolanda Mármol / Rosa M. Sánchez

El Gobierno no tira aún la toalla de los Presupuestos y observa con expectación la que podría ser su última oportunidad para sacarlos adelante, máxime cuando la decisión política de llevar las cuentas al Congreso o prorrogar directamente las de Mariano Rajoy todavía no ha sido adoptada. El gabinete de Pedro Sánchez tiene la mirada puesta en el estallido protestas sociales en CatalunyaCatalunya y confía en que esa presión ciudadana haga recapacitar a ERC y PDECat para que apoyen los números del 2019. En plena huelga de médicos, estudiantes, profesores y funcioanarios, los tres ministros con mayor peso político del Ejecutivo salieron este jueves a instar a las fuerzas independentistas a validar el proyecto presupuestario para terminar con los recortes.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, recordó que si las cuentas saliesen adelante (para lo que necesitan los votos de los diputados independentistas) el Govern dispondría de 2.200 millones de euros 2.200 millonespara abordar la mejora de los servicios públicos.  Esa cifra incorpora 989 millones más en entregas a cuenta, así como otros 339 millones por la corrección del desfase de la participación de las autonomias en la recaudación del IVA o 350 millones para cumplir con la sentencia del disposición adicional tercera y el acuerdo para financiar los Mossos d’Esquadra, entre otras cuestiones.

"Espero que entiendan que más allá del desafío territorial hay cuestiones que tenemos que resolver con urgencia y eso requiere unos nuevos Presupuestos", señaló tras lamentar "la contradicción" de las fuerzas independentistas, que piden mayor financiación pero se niegan a apoyar las cuentas públicas. 

Empatía

También de la vicepresidenta, Carmen Calvo, instó a ERC y PDECat a apoyar unos Presupuestos que "serán buenos para Catalunya" porque darán la posibilidad de revertir los recortes de los últimos años en materias de tanto impacto como sanidad o educación.

El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, pidió a los independentistas que asuman lo que los catalanes están pidiendo en la calle. "Basta simplemente con tener un poco de empatía y no estar obstaculizando nada", planteó. 

Con un clima de protesta social en Catalunya acabado de emerger, fuentes del Ejecutivo expresan su esperanza de que  ERC y PDECat sean permeables a estas reclamaciones y se sienten a negociar. "Esto tiene que hacerlos pensar", opinan.  

Te puede interesar

Les bastaría con que los grupos independentistas rechacen presentar una enmienda propia a la totalidad del proyecto de ley del Gobierno -si finalmente lleva el texto a las Cortes- o a apoyar las que puedan presentar otros partidos. Ello permitiría al Gobierno salvar el primer escollo y avanzar en la búsqueda de acuerdos que se podrían materializar en enmiendas parciales.

Mientras, la Moncloa con dos escenarios: Ultima los Presupuestos como si fuesen a ser presentados (ata flecos con Unidos Podemos y encarrila las conversaciones con el PNV), mientras prepara el 'plan b' (aprobar las medidas estrella vía decreto sin llevar las cuentas al Congreso).