Ir a contenido

LA POLÉMICA LLEGA A LOS TRIBUNALES

Un juez de Madrid imputa a Dani Mateo por sonarse con la bandera española

El humorista ha sido citado tras una denuncia de un sindicato policial por los delitos de odio y ultraje a los símbolos

El Periódico

Imagen del polémico ’sketch’ de Dani Mateo en ’El Intermedio’ en el que se suena con la bandera española.

Imagen del polémico ’sketch’ de Dani Mateo en ’El Intermedio’ en el que se suena con la bandera española. / ATRESMEDIA TELEVISIÓN

Hace cuatro años Ana Morgade se sonaba con la bandera española en un ' gag' de un programa de La Sexta. No pasó nada. Por hacer lo mismo en otro programa de la misma cadena, más allá del revuelo causado, Dani Mateo tendrá que ir a declarar el lunes ante un juez. Mucho ha cambiado en España en estos cuatro años, empezando por la reforma del Código Penal del 2015. La entrada en vigor de la denominada 'ley mordaza', hoy en trámite de reforma, puso en el punto de mira a titiriteros, raperos, humoristas y tuiteros. 

Dos nuevas noticias de este viernes apuntalan la tesis de que la libertad de expresión cotiza a la baja en en España, el país que condenó a más artistas a prisión en el 2017, por delante de China, Irán, Egipto y Turquía. La primera, la carta que la comisaria de Derechos Humanos del Consejo de Europa, Dunja Mijatovic, ha mandado a la presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor, y al presidente del Senado, Pío García Escudero, en la que les traslada sus "preocupaciones sobre el impacto negativo que ha tenido esta ley en el disfrute de los derechos humanos, en particular los derechos de libertad de expresión y libertad de reunión pacífica". La segunda, que Mateo tenga que presentarse ante un juez por sonarse la nariz con una rojigualda durante un 'gag' de 'El Intermedio'.

Igual que el actor Willy Toledo tuvo que declarar ante un juez por cagarse en Dios y la Virgen MaríaMateo tendrá que personarse ante el juzgado de instrucción número 47 de Madrid como investigado el próximo lunes, a las 11.30 horas, para responder a la denuncia presentada por Alternativa Sindical Policía, un grupo sindical de la Policía Nacional, que acusa a Mateo de los presuntos delitos de odio y ultraje a símbolos nacionales.

El sindicato de la Policía Nacional interpuso la denuncia a principios de mes por considerar "inadmisible que se ataquen los símbolos que representan los valores y principios democráticos de nuestra sociedad.

Mateo provocó un gran revuelo con el 'sketch' de la bandera, hasta el punto de que 'El Intermedio' acabó retirándolo de su web.

Cancelaciones

"El sentido del 'sketch' de la bandera era -o así lo entendí yo- demostrar que, cuando los ánimos están muy caldeados, las banderas se vuelven más importantes que las personas y eso es peligroso. Por eso me desmoronaba al comprobar que me había sonado en ella. Nunca fue ofender", escribió el humorista en su perfil de Twitter.

La polémica provocó incluso que el Teatro Olympia de Valencia cancelara las representaciones del espectáculo de Mateo previstas para este viernes y mañana sábado como consecuencia de las amenazas recibidas por parte de colectivos de extrema derecha. El pasado miércoles, la dirección del Palau de la Música de Valencia y los artistas Mateo, Raúl Cimas y JJ Vaquero acordaron aplazar al 9 de febrero la representación de la obra, que se titula 'Nunca os olvidaremos'. En Ciudad Real, donde el humorista actuó el 8 de noviembre, unas setenta personas protestaron fuera del Teatro Quijano con banderas de España. Y la Clínica Baviera rompió su contrato publicitario al considerar que Mateo no había respetado los símbolos.

El 'banderagate' vuelve a poner sobre la mesa el debate sobre los límites del humor y de la libertad de expresión. Esa libertad de expresión que ampara a la Fundación Francisco Franco para seguir enalteciendo al franquismo, pero no permite bromear en las redes sociales sobre la muerte del delfín del Caudillo; algo que ha costado también penas de cárcel a la tuitera Cassandra Vera (pese a que el Tribunal Supremo anuló la condena) y a César Strawberry, cantante de Def con Dos. Absuelto en primera instancia por la Audiencia Nacional, fue finalmente condenado por el Supremo a un año de prisión, en una sentencia que tuvo como ponente a Manuel Marchena, que acaba de renunciar a presidir el Tribunal Supremo y el Consejo General del Poder Judicial. 

Indignación y solidaridad política

Alberto Garzón, Oriol Junqueras y Roger Torrent fueron algunos de los políticos que se indignaron con la noticia de que Dani Mateo tendrá que ir a declarar ante el juez por un 'gag' sobre la bandera y expresaron su solidaridad con el humorista catalán.
El presidente del Parlament trasladó desde su cuenta de Twitter "todo el apoyo" a Mateo, y afirmó que "la politización de la justicia y la vulneración de derechos fundamentales sí que es un 'ultraje', y no el humor con banderas e himnos, sean de donde sean". "En el Estado español no solo se prohíben las urnas, sino que también hacer humor. Todo mi apoyo", asestó desde la cárcel Oriol Junqueras. "Españoles, protestad o al final solo os quedará Bertin Osborne", clamó Gabriel Rufián. 
Garzón consideró que esta decisión judicial era solo una muestra más del estado de la justicia en España.  "El poder judicial de este país está notablemente contaminado de elementos reaccionarios, de personajes  casposos con toga que añoran otra época oscura e ignoran al TEDH. Pero no les dejaremos, no pasarán. Fuerza Dani Mateo", escribió el líder de Izquierda Unida. "Ultraje a España es que seamos el país de la UE con más trabajadores pobres. Puede no gustarnos la broma pero esta deriva de convertir humor y arte en delito es muy peligrosa y un retroceso a la Edad Media", reflexionó Íñigo Errejón. En pleno debate sobre los límites del humor, Mateo solo tuiteó un emoticono con la cara de un payaso.