Ir a contenido

ELECCIONES MUNICIPALES 2019

La pintoresca lista de la ANC a la alcaldía de Barcelona

Los 59 candidatos comparten poco más que su sentimiento independentista

Se erigen como bandera de la "regeneración" pero algunos ya conocen los despachos

Júlia Regué

La presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, junto a Jordi Graupera y el promotor de Primàries per la República, Josep Manel Ximenis.

La presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, junto a Jordi Graupera y el promotor de Primàries per la República, Josep Manel Ximenis. / Sara Casas

"La política no es cosa de profesionales, de la misma forma que la seguridad y la paz no están en función de los intereses y cuerpos castrenses y policiales", reflexiona el catedrático de historia de la educación de la UAB Pere Solà, en lo que nos ocupa candidato a las primarias ideadas por el filósofo Jordi Graupera -también postulante- y abrazadas por la ANC, bajo el paraguas de 'Primàries Catalunya', con la meta de cosechar el mayor número de alcaldías independentistas en el 2019. La entidad ha cerrado ya el plazo para que el ciudadano que lo desee trate de figurar en algún de los 41 puestos de la lista por Barcelona, y el resultado es un total de 59 candidatos, de origen, formación y ambición distintas -16 mujeres (27,12%) y 43 hombres (72,88%), algo que deberán reconducir si quieren cumplir con la ley de igualdad-. 

Como viene diciendo Solà, grosso modo no proceden del tablero político asentado, pero muchos de ellos sí que han sido politizados en las bases de CDCERCReagrupamentDemòcratesSolidaritat Catalana per la Independència (SI) y la Federació Nacional d'Estudiants de Catalunya (FNEC). Destaca de ellos un alto perfil profesional, tiñendo esta lista de catedráticos, historiadores, abogados y economistas que se aúnan en la misma papeleta que expertos en seguridad, tertulianos, conductores de metro, naturalistas y responsables de empresas químicas.

Con la bandera de la regeneración

Todos ellos se erigen como "regeneradores" frente a los políticos que persisten en el 'statu quo’, pero lo cierto es que algunos ya conocen los despachos. Por ejemplo, Gerard Ardanuy, edil en el consistorio desde el 2007 primero con CiU y después no adscrito, militante de Demòcrates. Y su asesor, Carles Domingo. O Joan Babeli, nacido en Siria con una amplia trayectoria en las filas convergentes -fue asesor de Jordi Pujol en materia de inmigración y religiones y se presentó a las municipales en el 2003 a la cola de la lista de Xavier Trias-. También David Folch, que reconoce que ocupó distintos cargos orgánicos en SI y que representó al partido en un encuentro internacionalista de independentistas en Moscú (Rusia).

Otros postulantes ya coincidieron tiempo antes en otras iniciativas. Es el caso del abogado y ahora secretario del consejo asesor para el Fòrum Cívic i Social per al Debat Constituent, Jordi Domingo, que se juntó con otro candidato, Joan Baptista Fonollosa, en la plataforma Constituïm para elaborar un proyecto de constitución para la república. Este último, que figuró tanto en la dirección de ERC como de CDC, fue uno de los impulsores de la querella contra el juez instructor de la causa contra el 'procés', Pablo Llarena. Algunos, como Adrià Alsina, provienen de la propia estructura de la ANC.

Del resto de perfiles, destaca un experto en información confidencial, creador de la base de datos de las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, premiado por el ministerio del Interior en el 2009. También uno que se presentó al concurso para cubrir una plaza como magistrado en el Tribunal Supremo. Hay quien pasa de aportar su currículum y prefiere contar su participación en el 1-O, un relato al que se apunta un candidato de origen italiano que confiesa que era "unionista" pero que el referéndum "lo marcó todo" y que se alistó a Òmnium Cultural y la ANC. 

Unidos por la independencia y poco más

Muchos muestran su preocupación por el turismo, la vivienda, la seguridad y el medio ambiente, y proponen nuevos modelos para convertir Barcelona en una ciudad más sostenible. Pero la transversalidad de la lista avecina etéreos debate para confeccionar el programa electoral. Uno de los postulantes ve como un "grave problema" la inmigración y propone "estudiar zonas despobladas de Catalunya" para que sean acogidos. Otro llama a "expropiar" el Corte Inglés de Plaza Catalunya para, como posible uso, convertirlo en sede del "futuro gobierno provisional de la república" y exige clausurar el Zoo.   

En otro frente, aparece un marxista convencido de que la ciudad "tiene que proteger el proletariado y sus descendientes a la vez que tiene que combatir decididamente la concentración de capital", y otro que se decanta por el patriotismo: "Amante de la historia en general y especialmente de mi Patria", "Barcelona es capital de Estado desde el 988". Hay quien aprovecha para cargar contra Manuel Valls "que solo apuesta por hacer de cada palmo de ciudad un negocio para extranjeros" y contra Ada Colau "que solo piensa en los más desfavorecidos olvidando a los barceloneses". Y es que los candidatos poco comparten más allá de su sentimiento independentista.