Ir a contenido

CITA EN PALAU

Torra reúne a los partidos sin unidad y con poco margen para el acuerdo

JxCat, ERC, PSC y 'comuns' acuden a la cumbre en Palau con planteamientos dispares

Ciutadans, PPC y CUP se borran de una cita que busca fomentar el diálogo entre fuerzas

Fidel Masreal / Roger Pascual

El presidente de la Generalitat, Quim Torra

El presidente de la Generalitat, Quim Torra / ACN / BERNAT VILARÓ

La política catalana reciente tiene entre sus particularidades la capacidad de generar cumbres con la misma facilidad con la que estas iniciativas acaban en el olvido. Cumbres que han sentado, sí, en la misma mesa a posiciones distantes -pero casi nunca con unanimidad- y que a menudo han consumido horas de debates casi eternos con conclusiones más bien escasas. Este viernes nace en el Palau de la Generalitat una nueva iniciativa: una "mesa por el diálogo" que llega a los cuatro meses de acordarse en el Parlament y con la ausencia, no solo del primer grupo del Parlament, Ciutadans, sino también de la CUP, en el flanco independentista, y del PPC, en el constitucionalista. Así las cosas, las expectativas de la reunión de esta tarde entre el 'president' Quim Torra y los grupos de Junts per Catalunya, ERC, PSC y Catalunya en Comú-Podem son bastante escasas.

De entrada, ha costado concretar la reunión. La moción del PSC del 5 de julio fue ratificada en el debate de política general por una resolucion en la que se insistía en la necesidad de abordar en un plazo de 15 días los "grandes temas de país y restablecer los consensos básicos, hoy maltrechos". Según fuentes del Govern, el anfitrión de esta reunión vespertina de viernes, Torra, plantea la cita con una agenda abierta a abordar no solo la cuestión soberanista, sino las carpetas sociales y económicas de Catalunya. Su intención es hacer una breve intervención inicial sobre el contexto actual y después dejar paso a un debate abierto sin cortapisas.

El PSC, contra la unilateralidad

El PSC ya hizo llegar el miércoles al 'president' y a los jefes de los grupos parlamentarios un documento con sus propuestas para la reunión. Los socialistas confían en que esta cita pueda "ser un punto de inflexión en la situación de bloqueo" en Catalunya y se puedan alcanzar "consensos". El primero es "asegurar la convivencia, el pluralismo en el espacio público y la neutralidad de las instituciones" punto de partida que valoran imprescindible para poder abordar propuestas políticas. "Desbloquear las instituciones, evitar erosionarlas creando organismos paralelos y rehacer consensos", son algunos de los puntos que pondrán encima de la mesa. Y en matería de autogobierno, abogarán por fortalecerlo reclamando que la Generalitat apueste a fondo por el diálogo con el Estado. 

Por su parte, los 'comuns' plantearán en esta reunión que la mejor manera de poder salir de la situación de bloqueo que existe en Catalunya pasa por apostar por un pacto de claridad, inspirado en el que se alumbró en Canadá para intentar resolver la cuestión del Quebec. En este sentido, propugnan que actores políticos y sociales se unan para intentar diseñar el marco en el que se tendría que realizar el referéndum, señalando la pregunta que tendría que plantearse en una consulta pactada y con qué requisitos, condiciones y garantías.

Además del pacto de la claridad, volverán a desplegar su propuesta de una España plurinacional con soberanías compartidas que garantice el blindaje de competencias y también una mejora del sistema de financiación que contemple el despliegue de una Hacienda catalana propia.

Pacto de claridad

Junts per Catalunya también podría plantear sus prioridades por escrito, según fuentes del Govern. Es conocida la intención de este grupo de abordar el ejercicio del derecho de autodeterminación y la excarcelación de los políticos independentistas presos.

El principal partido del Parlament, Ciutadans, se ausentará de la cita como se ausentó de la primera ronda de contactos de Torra al tomar posesión. Inés Arrimadas alega que debería haberse celebrado un debate en el Parlament en lugar de una cita en Palau. Y el nuevo presidente del PPC, Alejandro Fernández, justifica su ausencia por el hecho de que se van a abordar cuestiones como la autodeterminación y los presos independentistas. En un sentido totalmente opuesto, la CUP rechaza participar en una iniciativa que califica de autonomista.

El precedente más reciente de este tipo de encuentros fue el Pacte Nacional pel Referèndum, que celebró dos cumbres con partidos independentistas, 'comuns', sindicatos y organizaciones sociales y cívicas, y que finalmente se diluyó tras no lograr su objetivo de un referéndum acordado con el Estado.