Ir a contenido

LA CRISIS CATALANA

ERC asedia a JxCat en pos de un pacto "unitario"

Los republicanos tratan de conjurar la 'opa' por la lista conjunta con un acuerdo estratégico

Xabi Barrena

El vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès (ERC), y el president, Quim Torra, en el Parlament.

El vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès (ERC), y el president, Quim Torra, en el Parlament. / ALBERT BERTRAN

El independentismo busca una cabeza de playa desde donde afrontar las próximas elecciones al Parlament (seguramente tras la sentencia del juicio a los políticos de Lledoners) en un contexto de máxima movilización y no, como en la coyuntura reciente, de enfrentamiento interno. Los distintos actores tienen, incluso, muy detectado cuál debe de ser esa porción de territorio desde dOnde lanzar la contraofensiva al constitucionalismo, que no es otra que la muy reclamada, por ejemplo, en los actos de conmemoración del primer aniversario de la encarcelación de los presos, "unidad".  Otra cosa es cÓmo cada uno de los partidos y entidades la entiendan.

Lejos aún de la contienda electoral y de que asome la presión para ir en lista conjunta con la posconvergencia, los republicanos se han anticipado y asedian a los herederos de CDC para que se unan a un pacto estratégico que, 'grosso modo', ya fue propuesto por el vicepresidente Pere Aragonès hace unos meses. Los republicanos pretenden ser los adalides de la unidad esquivando, a su vez, tener que compartir lista con los socios de Govern. Recuérdese que, para los comicios de mayo, por ejemplo, Oriol Junqueras ya se ha postulado para encabezar la lista republicana en las europeas y ha colocado a Ernest Maragall como alcaldable.

Cabe recordar que la 'hiperventilación' independentista lleva ya semanas atacando a los republicanos por haberse presuntamente desmarcado de los postulados republicanos y de regirse solo por su interés electoral. Contra esto, ERC pone sobre la mesa cerrar un acuerdo unitario que ponga como gran objetivo la consecución de un referéndum acordado con el Estado. Algo que, por otra parte, el PDECat, casi al completo, y buena parte del puigdemontismo, empezando por el propio líder de Waterloo, suscriben. "Se trata de poner en papel lo que dicen en voz baja", apunta una fuente republicana. Eso sí, los posconvergentes querrían que eso fuera el aperitivo de una lista conjunta. La supremacía demoscópica de ERC, si bien no promete un triunfo en las urnas, sí da motivos para el nerviosismo entre los que temen quedarse fuera del Palau de la Generalitat.

La internacionalización, nexo común

Hace 15 días, el republicano, y miembro del 'sanedrín' independentista Xavier Vendrell lanzó en TV-3, en el programa político de máxima audiencia, el 'Faqs’, la propuesta de llevar la movilización por la autodeterminación a Europa. En apenas unos minutos, tanto Carles Puigdemont como Junqueras (por persona interpuesta) dieron su beneplácito por Twitter a la idea. La internacionalización es el nexo común (el que une al propio Puigdemont con Marta Rovira, por ejemplo) entre republicanos y posconvergentes. La piedra desde donde edificar el pacto.

Desde ese momento, ERC ha lanzado múltiples mensajes de reconocimiento a la "determinación" del 'expresident' e, incluso, ha dado a conocer que se ha iniciado una tímida relación epistolar. Puigdemont le mandó a Junqueras su libro y una carta, y el republicano ha  preparado una respuesta. Fuentes de ERC tildan de "cordial" la misiva, que será entregada en mano la próxima semana, una vez que ya cuenta con la firma del exvicepresidente.

Según los republicanos, ese acuerdo, que varias fuentes señalan que está "muy verde", debe ir más allá de ambos espacios políticos y abarcar el muy nombrado ámbito del 3 de octubre. Exactamente el mismo al que trata de llegar Òmnium con su campanya 'Som el 80%', en referencia al porcentaje de catalanes que presuntamente abogan por un referéndum pactado.