Ir a contenido

el texto "erosiona" su dignidad

Irene Montero, indemnizada con 70.000 euros por un poema machista

El texto se publicó en la revista de la asociación judicial Francisco de Vitoria

Efe

La portavoz parlamentaria en el Congreso, Irene Montero, y el secretario general, Pablo Iglesias, el pasado 21 de mayo, en el Congreso.

La portavoz parlamentaria en el Congreso, Irene Montero, y el secretario general, Pablo Iglesias, el pasado 21 de mayo, en el Congreso. / EFE / JAVIER LIZON

El Juzgado de Instrucción número 38 de Madrid ha condenado al autor de un poema machista publicado, el año pasado, en la revista de la asociación de jueces conservadores Francisco de Vitoria a indemnizar con 50.000 euros a la portavoz de Unidos Podemos en el Congreso, Irene Montero. El texto apuntaba que las responsabilidades políticas de Montero, y también las de la diputada Tania Sánchez, se debían a los "apetitos inconstantes" del líder podemista, Pablo Iglesias.

La sentencia señala, según informó Efe, que, además de sexista y machista, el poema "erosiona" la dignidad de Montero. El juez condena, además, de forma solidaria a los seis miembros del comité de redacción de la publicación a pagar 20.000 euros a la portavoz de Podemos por "no supervisar" el contenido del poema. Titulado "De monjas a diputadas", estaba firmado con el seudónimo El guardabosques de Valsaín.

"La diputada Montero, expareja del 'coleta', ya no está en el candelero por una inquieta bragueta. Va con Tania al gallinero", rezaba el texto publicado en diciembre del año pasado. "No se trata de un texto de información, sino de expresión de valoraciones de su autor sobre la demandante que erosiona explícitamente su dignidad", sostiene el magistrado. El poema comporta, añade, "un ultraje y ofensa para Montero como persona y mujer".

Infamia y vejaciones

Para el juez, las expresiones proferidas contra Montero, actualmente de baja por maternidad, son "simples expansiones desde una posición sexista y machista, gravemente peyorativas para la mujer" que, además de "insidiosas e infames", resultan ser "vejaciones".

Tras la publicación y su correspondiente polémica, la asociación pidió disculpas públicamente a la diputada por el texto y dijo no compartir su contenido. Montero agradeció entonces la rectificación, pero señaló que no bastaba. "Inquieta pensar que este juez escondido tras un seudónimo juzgue a diario pensando así de las mujeres", remarcó aquel día.