Ir a contenido

REUNIÓN 'PRESIDENCIAL'

Puigdemont no logra aunar al independentismo en Waterloo

Torra visitará a su antecesor el próximo lunes

Daniel G. Sastre

Carles Puigdemont y Quim Torra, el pasado julio, en Waterloo.

Carles Puigdemont y Quim Torra, el pasado julio, en Waterloo. / AFP / NICOLAS MAETERLINCK

El encuentro multilateral de representantes del independentismo, institucionales y ‘civiles’, tendrá que esperar. Carles Puigdemont no ha conseguido reunir en Waterloo, donde vive después de dejar Catalunya nada más proclamar la independencia hace un año, a todos los actores implicados para hablar sobre el futuro del movimiento. A cambio, el ‘expresident’ se verá a solas con el actual jefe del Govern, Quim Torra.

La cumbre, según algunas formaciones implicadas, estaba convocada para el próximo lunes. La CUP fue la primera que, a media tarde de este viernes, se desmarcó. En un comunicado, el partido lanzó duras críticas contra la convocatoria, porque considera que “no responde a un espacio idóneo de debate multilateral”.

Lluc Salellas, dirigente de la CUP, se quejó además de que este tipo de debates deberían celebrarse en un ambiente “riguroso y sin intereses partidistas e institucionales”, y también “discreto”. Se trata de una respuesta a que el anuncio de la reunión se publicara en la web ‘El Món’. Salellas añadió que “rechaza el ofrecimiento” debido a la “sospecha” de que el encuentro pudiera “verse interferido” por la voluntad de otras formaciones independentistas de aprovecharlo en beneficio propio, y no de todo el espectro soberanista.

La CUP "declina la invitación"

No son los únicos motivos por los que la CUP “declina la invitación” de Puigdemont. La militancia del partido afronta este fin de semana un debate interno para abordar, entre otras cosas, su política de alianzas y su relación con los “diversos actores” del escenario catalán.

El encuentro iba a producirse justo después de que los independentistas hayan perdido su mayoría absoluta en el Parlament. Las desavenencias entre JxCat  y ERC en cuanto a la forma de cumplir con la resolución del Tribunal Supremo que instaba a apartar a los diputados procesados terminaron impidiendo a cuatro de esos parlamentarios –el propio Puigdemont, Jordi Sànchez, Josep Rull y Jordi Turull- ejercer su voto en los plenos.

Otros partidos e instituciones –como Òmnium Cultural- negaban incluso haber recibido ninguna invitación a la cumbre. Y, tras conocer el poco interés que había despertado el encuentro, fuentes del Govern lo circunscribieron en última instancia a una reunión entre Puigdemont y Torra, como otras que han mantenido desde que el ‘president’ accediera al cargo tras ser ungido por su antecesor el pasado mes de mayo.