Ir a contenido

PROTESTA LABORAL

Los trabajadores de Navantia en Cádiz cortan la A-4 para defender los contratos con Arabia Saudí

Reclaman garantías de que el acuerdo de cinco corbetas sigue adelante y desconfian de Defensa

El acuerdo deja en vilo 6.000 empleos en la comarca europea más dañada por el paro

Julia Camacho

Protesta de los trabajadores de Navantia.

Protesta de los trabajadores de Navantia. / Roman Rios

La gestión del contrato del Ministerio de Defensa con Arabia Saudí va camino de convertirse en el torpedo que estalle en la línea de flotación del PSOE en plena campaña electoral andaluza. Los trabajadores de los astilleros de Navantia en San Fernando (Cádiz) no terminan de creerse las palabras de la ministra de Defensa, Margarita Robles, acerca de la continuidad del acuerdo para la construcción de cinco corbetas, que afecta a 6.000 empleos en una de las comarcas más lastradas por el paro en toda Europa. Por eso, han iniciado un calendario de movilizaciones para exigir garantías de que las embarcaciones vendrán a la bahía de Cádiz.

Durante tres cuartos de hora, y al grito de “si esto no se arregla, guerra, guerra, guerra”, al estilo de las proclamas de los peores tiempos del astillero a finales de los 90, unos 1.500 trabajadores han marchado desde las puertas de su factoría hasta la autovía A-4 a su paso por San Fernando interrumpiendo el tráfico en tres puntos y provocando colas kilométricas y problemas en los accesos a Cádiz. El corte lo repetirán el próximo jueves, según el calendario de movilizaciones aprobado en una multitudinaria asamblea celebrada poco antes. También realizarán una manifestación con ayuntamientos de la zona a la que se sumarán las plantillas de los tres centros de astilleros en Cádiz. El aviso de la plantilla es claro: defenderán sus empleos “con uñas y dientes” y no estarán tranquilos hasta que no se empiece a fabricar las corbetas.

Las dudas sobre el futuro del astillero surgieron después de que el Ministerio de Defensa anunciara que estudia suspender un contrato para la venta de armamento a Arabia Saudí, ante la posibilidad de que las bombas de precisión que se iban a entregar fueran usadas para atacar en Yemen. Poco después de ese anuncio, explican desde el comité de empresa, Arabia Saudí suspendió una visita prevista a los astilleros para concretar detalles sobre las cinco corbetas también contratadas, lo que disparó los peores temores de la plantilla.

Tras un fin de semana tenso, la ministra Robles compareció en el Senado y aseguró que “el Gobierno “no tiene ninguna constancia, más allá de alguna maledicencia, de que el contrato que va a hacer Navantia en San Fernando vaya vinculado a ningún otro contrato firmado con Arabia Saudí”. Unas palabras que no terminan de convencer al comité de empresa, ya que no se dieron garantías reales de que se mantendrá la carga de trabajo. Y es que los trabajadores acusan al Ejecutivo de “no entender” las consecuencias de la suspensión de la venta de bombas y las posibles represalias que esta acción podría tener en otros contratos, como el de Navantia. “Sería un efecto dominó” que, estiman, afectaría a otros acuerdos de empresas españolas con Arabia Saudí.  

El mayor contrato de astilleros

El acuerdo con Arabia, que varias oenegés ha solicitado que se suspenda, se empezó a gestar en 2015 y se cerró en la última etapa del Gobierno de Mariano Rajoy. La confirmación del mismo se produjo el pasado mes de julio. Con un importe de 1.800 millones de euros, es el mayor contrato de exportación en la historia del astillero estatal, y supondría una carga de trabajo de siete millones de horas para los astilleros de Bahía de Cádiz, pero también de la Ría de Ferrol y Cartagena e incluso la industria auxiliar. Los barcos deberían empezar a construirse este mismo año y entregarse en el 2022. La propia presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, que dice “comprender y compartir la reivindicación de los trabajadores”, ha explicado que el presidente del Gobierno Pedro Sánchez le trasladó personalmente el pasado viernes su compromiso de que el contrato “se va a mantener”. “Me lo ha trasladado el presidente con contundencia, yo confío plenamente en la palabra de Pedro Sánchez y con eso me quedo”, ha insistido en una entrevista.