Ir a contenido

PROPIEDAD DE LA GENERALITAT

La oficina de Puigdemont se ubicará en el Palau Centelles de Barcelona

El expresidente coloca a Alay, hombre de su máxima confianza, como responsable del despacho

El Periódico

Josep Lluís Alay junto con el agobado Jaume Alonso-Cuevillas, esta mañana en la Audiencia Nacional.

Josep Lluís Alay junto con el agobado Jaume Alonso-Cuevillas, esta mañana en la Audiencia Nacional. / TÀNIA TÀPIA (ACN)

El Govern ultima los preparativos para poner en marcha la Oficina del 'expresident' Carles Puigdemont que se ubicará finalmente en Barcelona. Según ha podido saber EL PERIÓDICO, el equipo de Puigdemont no se establecerá en Alemania o Bélgica como se había insinuado, sino en el Palau de Centelles, también sede del Consejo de Garantías Estatutarias de Catalunya y del Instituto de Estudios del Autogobierno. El despacho no tendrá ningún coste porque es propiedad de la Generalitat y no supone ningún procedimiento de dudosa legalidad al asentarse en Catalunya y no en el extranjero.

Uno de los hombres de máxima confianza del expresidente, el historiador Josep Lluís Alay, ha sido nombrado responsable de oficina. Así, ha sido cesado del cargo de coordinador de políticas internacionales de la Presidència, para el que fue nombrado el 13 de junio, según publica el Document Ofical de la Generalitat de Catalunya (DOGC). Alay es una de las cuatro personas que le acompañaban cuando fue detenido en marzo en Alemania, por lo que él fue arrestado después por la Policía Nacional y puesto en libertad el mismo día.

El historiador se encargará de dirigir y organizar las tareas del personal del despacho, y organizar y controlar los actos, las audiencias, las visitas y los viajes. También gestionará el presupuesto asignado a la Oficina y hará las tareas de protocolo y de relaciones con los medios de comunicación. Su sueldo anual es de 60.454,32 euros.

Puigdemont tiene derecho a una oficina con tres trabajadores, a un coche oficial con chófer y varios agentes de seguridad. El requerimiento se emitió el 22 de junio y el Govern estudia ahora cómo puede aplicarse, ya que se encuentra en Alemania y si se deroga su petición de extradición tiene previsto volver a Bélgica.