Ir a contenido

EL TRASLADO A CATALUNYA

Los presos independentistas tendrán un régimen de visitas similar

Disfrutarán de contactos íntimos y familiares, así como encuentros en los locutorios a través de un cristal

J. G. Albalat / Luis Rendueles

Retrato de Oriol Junqueras en un acto de apoyo a los presos independentistas en la montaña de Montserrat

Retrato de Oriol Junqueras en un acto de apoyo a los presos independentistas en la montaña de Montserrat / AFP / PAU BARRENA

El régimen de vida que tendrán los presos independentistas en las cárceles catalanas no dista demasiado del que han tenido hasta ahora en las prisiones de Estremera, Soto del Real y Alcalá Meco.  La Generalitat tiene transferidas desde hace años las competencias en materia penitenciaria, pero la legislación penitenciaria que se aplica es la estatal. La ley orgánica y el reglamento que regula la estancia y la vida de los reos en las cárceles establecen unos márgenes en las visitas y las comunicaciones de los reclusos, como las llamadas telefónicas. En Catalunya se pretende facilitar al máximo el contacto de los reclusos con su entorno familiar, según han asegurado a este diario fuentes penitenciaras. Las celdas son para dos personas.

El régimen de visitas de familiares que tendrán los exaltos miembros del Ejecutivo que ingresen en el centro penitencio de Lledoners (Sant Joan de VilatorradesBages) y el de Puig de les Basses (FigueresAlt Empordà) será el mismo que han tenido hasta ahora en las prisiones donde han estado recluidos por orden del juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena, que les investiga por presunta rebelión. Para las comunicaciones en locutorio y a través del cristal con familiares y amigos, tendrán 40 minutos a la semana, que se podrán distribuir en dos encuentros de 20 minutos, el sábado o el domingo, o en uno solo, uno de los dos días del fin de semana. En algunos centros se permite que ese encuentro se realice los viernes por la tarde.

A estas visitas pueden acudir un máximo de cuatro personas. Eso sí, los familiares deben acreditar la relación de parentesco, y los amigos, previa solicitud del interno, han de obtener la correspondiente autorización de la dirección del centro penitenciario.

Encuentros familiares

Además, los presos independentistas podrán disfrutar de un vis a vis (encuentro íntimo o familiar) de 90 minutos al mes (la ley establece de una a tres horas). Los reos que tienen hijos menores de 10 años también pueden solicitar una comunicación de convivencia, en la cual entran en la cárcel los niños y un adulto acompañante. En este caso, se trata también de una visita de 90 minutos al mes. Hasta ahora contaban con una de tres horas al trimestre, destaca la Conselleria de Justícia.

El reglamento penitenciario establece que los reos podrán efectuar cinco llamadas telefónicas por semana. Teóricamente se deben celebrar en presencia de un funcionario y no tendrán una duración superior a los cinco minutos. El importe de la llamada será satisfecho por el interno.

Sin derecho a permisos

Como presos preventivos dependen directamente del juez que lleva el proceso contra ellos. El magistrado es, por lo tanto, el único que puede ordenar su excarcelación, sea para declarar ante él o porque acuerde su libertad hasta que se celebre el juicio. Como preventivos, no tienen derecho a permisos y no son clasificados en ninguno de los tres grados que fija la ley.