Ir a contenido

La fiscalía alemana pide la extradición de Puigdemont por rebelión y malversación

La decisión la deberá tomar ahora el Tribunal Regional de Schleswig-Holstein

El Periódico

Carles Puigdemont.

Carles Puigdemont. / FELIPE TRUEBA (EFE)

La Fiscalía General de Schleswig-Holstein ha solicitado este viernes la entrega a España de Carles Puigdemont por los cargos de rebelión y malversación de fondos públicos. Además, ha pedido el ingreso del 'expresident' en prisión al considerar que persiste riesgo de fuga después de haber huido a Bruselas.

El paso dado este viernes reafirma el anuncio preliminar de la semana pasada, cuando el ministerio público ya avanzó que reclamaría que se cumpla la euroorden emitida por el Tribunal Supremo.

La decisión sobre la entrega de Puigdemont a España la deberá tomar ahora el Tribunal Regional de Schleswig-Holstein. La corte alemana ha confirmado que ha recibido la petición y un portavoz de la audiencia ha señalado a Efe que "se estudiará en los próximos días". Se abre ahora un periodo de dos semanas para que los abogados de Puigdemont puedan presentar alegaciones.

Cabe recordar que este tribunal rechazó de nuevo el pasado 22 de mayo, como ya había hecho el 5 de abril, entregar al 'expresident' a las autoridades españolas por un delito de rebelión. Consideró en ambas ocasiones que esa acusación era "en principio inadmisible. la audiencia territorial alemana sí detalló que seguía manteniendo abierta la puerta a una posible extradición de Puigdemont por malversación de fondos públicos.

Tras la "extensa documentación presentada", aseguraba este viernes la fiscalía en su argumentación, queda "fuera de duda" que se dan las condiciones para su extradición. Sobre la magnitud de la violencia que se dio el 1-O, una condición clave para la "admisibilidad" del delito de rebelión, la fiscalía reitera su opinión de que sí se alcanzó un nivel suficiente de violencia. 

Puigdemont fue detenido en este Estado alemán, en el norte del país, el pasado 25 de marzo y fue trasladado inmediatamente a la prisión de Neumünster, donde pasó encerrado 12 días antes de quedar en libertad condicional con el pago de una fianza de 75.000 euros. Desde entonces, el 'expresident' vive en Berlín.