Ir a contenido

MOCIÓN DE CENSURA

Sánchez promete diálogo con Catalunya y seduce al PDECat

Los nacionalistas anuncian su 'sí' para "poner fin a la etapa de Rajoy"

Campuzano afirma que el PP buscó su apoyo a cambio de no empeorar las relaciones con Catalunya

Daniel G. Sastre

Carles Campuzano, portavoz del PDECat. en el Congreso.

Carles Campuzano, portavoz del PDECat. en el Congreso.

Aires de nueva etapa en el debate parlamentario que han mantenido Pedro Sánchez y el portavoz del PDECat en el Congreso, Carles Campuzano. Después de muchos meses de enfrentamiento abierto, los dos dirigentes se han esforzado por subrayar lo que los acerca y matizar lo que los separa. Para obtener los votos de los nacionalistas catalanes, claves para que salga adelante la moción de censura contra Mariano Rajoy, el líder del PSOE ha prometido trabajar para "restablecer puentes" entre Catalunya y el resto de España, y dentro de la propia Catalunya.

El cambio en el "tono" de Sánchez ha terminado de convencer al PDECat de darles sus ocho votos. El líder del PSOE ha pasado de llamar "racista" y "supremacista" al presidente de la Generalitat, Quim Torra, a proponerle una reunión para afrontar las "fracturas" que se han producido tanto dentro de la sociedad catalana como entre los gobiernos de Catalunya y España.

En realidad, el candidato a presidente del Gobierno no ha hecho grandes promesas concretas. El PDECat se conformaba con algunos gestos, porque priorizaban la caída de Rajoy, y los ha habido. Sánchez ha afirmado que el problema con Catalunya se inició cuando el PP recurrió el Estatut y el Constitucional lo recortó. Y que dentro de España conviven territorios que "se consideran nación". Y, sobre todo, que Torra es un interlocutor válido y que debe abrirse una nueva etapa. "Hablemos, dialoguemos, intentemos encontrar un acuerdo entre todos", ha dicho para diferenciarse del inmovilismo del PP.

Al PDECat de Marta Pascal, presente hoy en el hemiciclo, le ha bastado con eso. Pese a que importantes personalidades del entorno posconvergente, incluido el 'expresident' Carles Puigdemont, habían calibrado la posibilidad de abstenerse -lo que habría propiciado el fracaso de la moción de censura-, la nueva dirección del partido tiene mucho interés en volver a tener cartas que jugar en la política española y en alejarse del unilateralismo.

"Le agradezco el tono, las palabras y la actitud. Desde la discrepancia, vamos a apoyar esta moción de censura para poner fin a la etapa de Mariano Rajoy", ha resumido Carles Campuzano. El portavoz del PDECat no ha olvidado criticar en su discurso, a título de inventario, la "persistencia de la cultura franquista" en la cultura política española, ejemplificada en su opinión en las "querellas" interpuestas por el referéndum del 1 de octubre o en las "personas injustamente encarceladas por razones políticas".

Campuzano también ha afirmado que el PSOE "tiene responsabilidad en el fracaso del Estado en Catalunya", y que es corresponsable de la puesta en marcha del 155. Pero el PDECat ha querido dar una oportunidad a la "distensión del clima político", aunque el portavoz del partido ha discrepado con Sánchez en cuanto a que en Catalunya el 'procés' haya provocado una "fractura social". 

Adelantando el desenlace de la moción de censura, Campuzano ha vinculado el fin de la etapa de Rajoy con la importancia de Catalunya en en conjunto de España: "En España no se puede gobernar contra Catalunya. Quien lo hace, termina perdiendo la confianza de las instituciones y sociedad en su conjunto. Hoy Catalunya ha sido de nuevo un actor decisivo en España".

La llamada del PP

Antes de empezar la sesión, Campuzano había asegurado que dirigentes del PP intentaron convencer a los posconvergentes para que no voten a favor de la moción de censura a Mariano Rajoy porque eso empeoraría aún más las relaciones con el nuevo Ejecutivo catalán. [Sigue el debate de la moción de censura en el Congreso en directo.] 

"Hemos recibido llamadas curiosas y alucinantes. Algunos dirigentes del PP nos querían convencer de que no lo podíamos echar, que nuestras relaciones no serán las mismas. Le dije que es difícil que sean peores si tenemos amigos y compañeros en las prisiones y fuera" de España, ha explicado Campuzano en RAC-1.

El posconvergente insistía entonces en que hasta que no escucharan el programa de gobierno de Pedro Sánchez no decidirán el sentido de su voto. "Razones para votarle no tenemos ninguna, para expulsar a Rajoy tenemos muchas", señalaba, y ha rematado que se mueven "entre lo malo y lo peor". Aún así, dejaba claro que si la moción no prospera "lo que podría pasar es que el principal responsable de lo que pase en Catalunya se vuelva a salir con la suya".

Campuzano también insistía en que las declaraciones de Sánchez sobre Catalunya y sobre el ‘president’ Quim Torra son "inaceptables" y le ha advertido de que si consigue llegar a La Moncloa "deberá respetar la legitimidad del presidente de los catalanes". "Necesitamos escuchar que ante un problema político, lo que se necesita es política. Ni represión ni intervención del autogobierno", ha sentenciado.