Ir a contenido

LOS SOCIOS DE LAS ENTIDADES

Òmnium adelanta a una ANC que pierde 'punch'

La entidad presidida por Cuixart supera los 117.000 socios mientras que la Assemblea solo cuenta con 37.396 inscritos de pleno derecho

Júlia Regué

La afiliación a una de las dos principales entidades soberanistas se ha vuelto un 'must' entre los independentistas. El pago de la cuota mensual es una forma de apoyar sus postulados, de sufragar económicamente los costes judiciales del 'procés' o, simplemente, un acto de protesta por los encarcelamientos de sus líderes.

El último fichaje de Òmnium Cultural ha sido el actor norteamericano Viggo Mortensen. Con su adhesión, ha actualizado su marcador y ha llegado a los 117.363 socios. Se ha convertido así en la segunda entidad con más inscritos de Catalunya, ya que solo se ve superada por el Barça, que registró el pasado junio 143.855. Club Súper 3 aparte, ya que siempre suma por su condición vitalicia.

La Assemblea Nacional Catalana (ANC) no entra en el pódium. De hecho, no supera los 100.000 socios. Con sus seis años de historia, disfruta de 92.280 adeptos, según ha podido saber EL PERIÓDICO. Pero no todos ellos son socios de pleno derecho. La entidad soberanista no ha facilitado los datos que los disgregan de los simpatizantes. ¿La diferencia? Los primeros pagan cuota; los segundos, no. Pero su presidenta, Elisenda Paluzie, aseguró tras la celebración de su consulta interna sobre su apoyo al 'expresident' Carles Puigdemont que el censo de afiliados con derecho a voto era de tan solo 37.396. Es decir, 54.884 socios no llevan al día sus cuentas con la entidad o son meros simpatizantes. 

El partidismo pasa factura

Los últimos posicionamientos de la entidad, alineándose con el 'expresident' y dejando de lado cualquier otra opción que facilitase la formación de un nuevo Govern "efectivo", como pedía ERC, pueden haberles pasado factura. Más aún, ofrecer una fórmula electoral para el 21-D que fue rechazada por las fuerzas independentistas. La estrategia de Òmnium, mantenerse al margen del juego institucional y buscar el acercamiento con los 'comuns' y sindicatos mayoritarios, ha resultado mucho más fructífera.

Consciente de ello, la ANC ha comenzado a codearse con espacios políticos que hasta ahora marginaba. También ha propinado un cambio de liderazgo de su cúpula, que pretende ser mucho más coral para evitar la guerra de trincheras interna, especialmente agudizada durante las pasadas elecciones al secretariado nacional. En definitiva, dejar de actuar en respuesta a los vaivenes del tablero institucional y buscar la creación de agenda y alianzas propias. 

Repunte tras los encarcelamientos

Òmnium no ha dejado de crecer. Y la ANC se estanca. En el 2015, la primera contaba con 20.531 socios menos que la última y, dos años después, ya la sobrepasaba con 25.083 inscritos más. La entidad presidida por Jordi Cuixart superó el reto de los 100.000 socios en marzo. De hecho, 24 horas después de su encarcelamiento, 1.600 personas se inscribieron en la entidad, igualando en tan solo un día la cifra media de registros mensuales. El fervor no cesó, y a lo largo de esa misma semana, del 16 al 22 de octubre, se registraron 5.179 altas. Cerraron octubre con 9.600 nuevos adscritos.

Durante el 2017, Òmnium ha sumado 32.000 socios y, de estos, 26.000 se apuntaron a partir de septiembre. Lo explica la convulsión política vivida en Catalunya en vísperas del 1-O, las llamadas a la "movilización persistente", la celebración del referéndum pese a la dureza de la actuación policial, la declaración unilateral de independencia y la convocatoria de elecciones, que han marcado la agenda de las entidades para reorganizar la respuesta en las calles. La ANC también ha crecido, pero no a este ritmo: 14.887 nuevas altas en dos años.

Las cuentas

También han sabido reconducir la actuación judicial para engrasar sus cuentas. El 15 de marzo, con la segunda entrada de la Guardia Civil en la sede de Òmnium Cultural, más de 1.100 personas se animaron a apoyar a la entidad.

Los 440.000 euros que les fueron embargados a las dos entidades también han repuntado sus ingresos en donaciones. Cerraron el 2017 reuniendo cerca de 5,8 millones de euros en su caja de solidaridad mancomunada para respaldar económicamente a líderes independentistas investigados y procesados.

0 Comentarios
cargando