Ir a contenido

VÍDEO

La alcaldesa de Berga, ante el tribunal: "Es un juicio político instigado por el Ministerio Fiscal"

Venturós acusa a los magistrados de mantener un "silencio cómplice" y una "apología de la indiferencia" para juzgarla

Júlia Regué

 Declaración final en el juicio a Montse Venturós en los juzgados de Manresa.

Visto para sentencia el juicio de la alcaldesa 'cupaire' de Berga (Bages), Montse Venturós, acusada de un delito de desobediencia por haberse negado a descolgar la 'estelada' del balcón del ayuntamiento durante las dos últimas campañas electorales en Catalunya y las generales del 2015.

En su último turno de palabra ante el juzgado penal número 2 de Manresa, Venturós se negó este lunes a defenderse en el marco de su causa y optó por rebatir discursivamente lo que considera un "juicio político" contra el 'procés'.

"Nos encontramos en un juicio con una condena previa que es política y que viene directamente marcada por unas ordenes políticas que se trasladan al ámbito judicial", proclamó la alcaldesa, ante la atenta mirada de la jueza y de su abogado, Benet Salellas.

Prosiguió asegurando que rechazaba defenderse sobre el caso de la 'estelada' y que prefería "contraponer políticamente" lo que entiende como "un juicio estrictamente político instigado directamente por el Ministerio Fiscal".

"He venido en todo caso a acusar directamente al Ministerio Fiscal de supeditar decisiones que son estrictamente políticas al ámbito judicial y de ser cómplices de todo aquello que el Gobierno español, la ultraderecha y ustedes, gracias a su silencio cómplice y a la apología de la indiferencia, hacen precisamente que hoy tengamos que ser juzgados alcaldes y ediles y miembros del Govern de la Generalitat", aseveró. Y les acusó de no poder tener "a su lado a compañeros que está siendo encarcelados".

Contra la fiscalía

La juez le interrumpió entonces para llamarle la atención y pedirle "respeto" al tribunal. Tras un breve silencio, Venturós continuó: "Quien debería estar sentado aquí son muchas otras personas que nos han desposeído como clase trabajadora y que nos desposeen como miembros de una ideología concreta", señaló, apelando a recientes casos de corrupción que rodean las filas políticas.

Recordó también que su ambición es la "ruptura con el Estado español y con una estructura caduca que además implica políticamente al ámbito judicial", algo ve cree que contraviene el artículo 124 de la Constitución, que rige la "imparcialidad" del Ministerio Fiscal.

El fiscal mantiene la petición de medio año de inhabilitación y una multa de 540 euros para Venturós. La causa contra ella fue archivada a principios del 2017, pero la fiscalía recurrió la reoslución y la Audiencia Provincial reabrió el caso hasta llegar a juicio. La alcaldesa se apoyó en una moción aprobada por mayoría en el consistorio en el 2012 para evitar la retirada de la insignia pese a las advertencias de la Junta Electoral de la zona.