Ir a contenido

Ballesteros critica que Sánchez llame "racista" a Torra

El alcalde socialista de Tarragona cree que expresiones como la del líder del PSOE no son la mejor forma de "seducir" a Catalunya

EL PSC avala el endurecimiento del discurso del secretario general y asegura estar en total "sintonía" con él

Roger Pascual

Ballesteros critica que Sánchez llame "racista" a Torra

El alcalde de Tarragona, el socialista Josep Félix Ballesteros, ha criticado que Pedro Sánchez llamara "racista" a Quim Torra.

"No me ha gustado la expresión de racista que ha dicho el secretario general del PSOE", ha asegurado Ballesteros en el programa 'Més 3 /24', que considera que estas expresiones "no son buena forma" de intentar "seducir" a Catalunya. "España tiene que seducir a Catalunya"

Ballesteros ha quitado hierro a los tuits y artículos del nuevo 'president' y ha puesto en valor la apelación al diálogo que ha hecho Torra. "Más allá de que hubiera escrito en el pasado algún artículo, todos podemos escribir cosas... Me ha gustado que haga una apelación al diálogo, es verdad que ahora es necesario que haya respuesta en forma de diálogo por el otro lado".

Sus críticas no han tenido eco en la dirección del PSC, que de momento avala el endurecimiento del discurso de Sánchez. Salvador Illa, secretario de organización del partido, ha querido dejar claro que están en "sintonía" con el PSOE y ha destacado que hay "más de 400 textos" de Torra que justifican la acusación de Sánchez. "Los textos de Torra son racistas y supremacistas y queremos que su actuación como presidente lo desmientan, pero sus dos primeras actuaciones no van en la dirección de un Govern efectivo y diálogo". 

Illa también ha defendido la idea de sancionar a los políticos que planteen fórmulas de discriminación que Sánchez ha puesto sobre la mesa al calor de la polémica sobre los comentarios de Torra. "Es muy grave que cualquier persona emita comentarios xenófobos, y aún más en el caso de responsables públicos". El PSC también respalda las dos otras propuesta planteadas por Sánchez: adaptar el delito de rebelión en el Código Penal a la cuestión catalana y que los altos cargos acaten la Constitución al tomar posesión del cargo.