Ir a contenido

PLENO DE INVESTIDURA

Arrimadas pide unidad a la oposición para plantar cara al nacionalismo

Iceta y Albiol advierten a Torra de que el 155 "está en su mano" y piden seguir el camino de la legalidad

Los 'comuns' ven al 'president' "inhabilitado" para forjar amplias alianzas y le afean a ERC y la CUP su apoyo

Júlia Regué / Roger Pascual

Arrimadas pide unidad a la oposición para plantar cara al nacionalismo

FERRAN SENDRA

La líder de la oposición Inés Arrimadas ha inaugurado un nuevo frente contra el nacionalismo en el que espera sumar a toda la oposición para contrarrestar las anunciadas aspiraciones del nuevo ‘president’ de la Generalitat, Quim Torra. Todos coinciden en que debe desprenderse de la larga sombra de Carles Puigdemont y no descarrilar la vía de la legalidad, algo que dudan al oír sus alegatos sobre la "república catalana" en sus discursos de investidura.

Tras estudiar a fondo sus controvertidos artículos y tuits, la dirigente naranja ha hurgado en su "xenofobia y populismo", y se ha encomendado luchar contra el nacionalismo, por considerarlo "lo más anacrónico del siglo XXI", y evitar que la Generalitat reme a contracorriente de Europa. "No es una opción, es una obligación", ha animado a sus socios.

Para ella, Torra "se reafirma en el choque" porque entona un discurso "identitario y excluyente". Y le reprocha que reivindique una voluntad de "recuperar las instituciones cuando lo que quiere es cargárselas", con su predisposición a forjar una Asamblea de Electos paralela al Parlament y un Consejo de la República que se comande desde Berlín. Pero Arrimadas ya le ha avisado de que no logrará "ser el presidente de todos los catalanes, y tampoco la república" por muchas instituciones que construya.

El líder del PSCMiquel Iceta, le ha pedido al coronado 'president' que aclare si actuará de acuerdo con la ley y le ha alertado de que, de no ser así y de decidirse a emprender el camino hacia la república, "esto acabará como el rosario de la aurora, o sea, en batalla campal".

Él también ha tirado de hemeroteca y ha recuperado un artículo en el que Torra señalaba que la "raza del socialista catalán" se había extinguido ya desde mediados de los 70. Y le ha inquirido que si para alguien que admira a los hermanos Badia, solo es catalán el que habla catalán. "¿Hay buenos y malos catalanes?", le ha cuestionado, preocupado por su "sospechoso" pensamiento.

Los 'comuns' también han cargado con dureza contra sus ideas, asegurando que su candidatura "inhabilita" amplias alianzas. No ha sido personal, Xavier Domènech lo ha hecho extensible a ERC por haberse plegado a esta investidura, y también a la CUP, por no impedirla.

El 155, "en su mano"

Arrimadas no ha escatimado críticas al Ejecutivo de Mariano Rajoy por no haber probado a vetar el apoyo de Carles Puigdemont y Toni Comín. "Es más indignante aún que un señor que ha dado un golpe de Estado y que esté en Berlín vaya a dar el voto sin que el Gobierno de España lo recurra al Tribunal Constitucional", ha atizado. El líder de los populares, Xavier García Albiol, no ha querido entrar al trapo y le ha pedido que haga su trabajo al frente de la oposición porque Torra "está decidido a convertirles en invisibles".

Asimismo, Albiol le ha advertido al nuevo 'president' de que Rajoy no se va a sentar a negociar "cómo se trocea España" y le ha alertado de que "está en su mano que el autogobierno de Catalunya no se tenga que volver a intervenir". Iceta se ha sumado a la advertencia: "Como no queremos otro 155, les alentamos a que no lo vuelvan a provocar".