Ir a contenido

LA CRISIS EN LA COMUNIDAD DE MADRID

La salida de Cifuentes dificulta a Rajoy su plan de seguir al frente del PP

El presidente pretende aplazar su sucesión si logra conservar plazas como Madrid en el 2019

El PP avisa que está obligado a elegir un candidato "primer espada" para dar la batalla en la Comunidad

Gemma Robles

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, saluda a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, en presencia del dirigente popular Alfonso Alonso, la semana pasada en Sevilla.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, saluda a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, en presencia del dirigente popular Alfonso Alonso, la semana pasada en Sevilla. / Julio Muñoz (EFE)

El propio Mariano Rajoy sugirió hace unos meses que él no tiene intención de retirarse, que quiere repetir, pero que su futuro en el PP está supeditado al resultado electoral de las próximas elecciones autonómicas y municipales. Sí, esas para las que hasta hace algo más de dos semanas se daba por seguro que Cristina Cifuentes sería una de las candidatas populares con mayores posibilidades de éxito. El escándalo sobre su máster y el ultimátum de Ciudadanos –que sostiene al PP en la Comunidad de Madrid- para que Rajoy busque de inmediato quien la sustituya ha unido de forma diabólica, por tanto, el destino del ahora jefe del Ejecutivo y de su partido a la suerte que corra la dirigente madrileña. 

Rajoy y su organización no se pueden permitir perder esta comunidad. Todos los saben. Cifuentes, también. A ella le otorgan la calificación de "achicharrada" en la dirección popular. No hay salvación posible. O cae a manos de los suyos o pasará a ser historia gracias a una moción de censura presentada por el PSOE. La presidenta está ¿disfrutando? de sus últimos días en su despacho de la Puerta del Sol. Debe ir despidiéndose de muchas cosas, incluidas las posibilidades con las que creía contar en la carrera sucesoria del PP porque, efectivamente, soñaba con liderar algún día a sus compañeros y dar el salto a La Moncloa. Es esta otra clave más para entender que la crisis de Madrid es más grave de lo que aparenta y afecta al PP en el corto y medio plazo. También a la sucesión del líder, llegado el momento.

Y aún quedaría otro dato para reforzar ese nexo entre la inminente caída de Cifuentes y la sucesión: se vaya la presidenta, la eche su partido o lo haga la oposición con una moción de censura, el aparato del PP tiene clarísimo que el candidato o candidata que se elija en Madrid para los cruciales comicios de mayo tendrá que ser "un o una primer espada". El objetivo es darlo todo por conservar la plaza. Eso, con independencia de a quién haya que sacrificar para lograrlo.

Será así por más que le pese al posible elegido o elegida bien porque sus planes profesionales no pasasen por unas elecciones autonómicas y locales bien porque, como le ocurría a Cristina Cifuentes, su proyecto personal mirase de reojo hacia el relevo del presidente. Por tanto las posibilidades de nombres como el de Iñigo Méndez de Vigo, Ana Pastor o Soraya Sáenz de Santamaría van a estudiarse en detalle y a golpe de sondeo. Puede haber otros y otras en la lista. Se daba por sentado, por ejemplo, que Pablo Casado contaba con boletos para ser aspirante a alcaldía, incluso a la Comunidad. Las noticias que están surgiendo sobre lo inflado que podría estar su currículum no le favorecen.

Perder también las riendas del PP madrileño

Por tanto a Rajoy le quedan varias decisiones relevantes que tomar ligadas a la explosión política madrileña. La primera, si le conviene más que echen a Cifuentes en una moción o fuerza él que se vaya. Es más probable esta segunda, ya que si dejara a la presidenta pasar a la oposición para justificar que cree en su inocencia tendría que dejarle también las riendas del partido en Madrid y, por tanto, influencia en la elaboración de futuras listas.

En este contexto parece inevitable buscar su salida e imponer una gestora o alguien elegido en Junta Directiva para dirigir la organización regional. Eso deja margen para que quién o quiénes piliten la organización tenga perfil distinto al de quien sustituya a Cifuentes al frente del gobierno (se piensa en un perfil joven y sin gestión ni demasiada experiencia detrás).  

El reloj del presidente y la puerta de salida

Con todos estos puntos sobre su mesa Rajoy aplica en el caso Cifuentes  la misma técnica que ha utilizado con casi todo lo que le importa de verdad o le puede hacer un irreparable daño en política: primero ganar tiempo y decidir después. Con calma. El presidente custodia con celo su agenda. Las fechas en rojo, las de los días complejos, las elige él. No se las imponen. Los momentos convulsos llegarán cuándo a él le interesen más o le hieran menos.  Es inmune a la presión, críticas y titulares que eso le pueda acarrear. Está entrenado en esa estrategia. La lleva usando décadas. La ha desplegado en asuntos tan dispares como la decisión sobre el (no) rescate de España por parte de la UE o el escándalo Bárcenas.

Cuando el asunto afecta de lleno al partido, se añaden algunos ingredientes de difícil digestión para no bregados en el marianismo. Sólo hay que revisar en hemeroteca cómo logró que tiraran la toalla supuestos maestros de la resistencia como Francisco Camps o la ya fallecida Rita Barberá. Ahí están el adiós del exministro José Manuel Soria o la resignación de Ana Botella a no volver a ser candidata. La táctica, siempre la misma: Él aguanta el pulso público con estoica paciencia y los defiende con más o menos entusiasmo, mientras un reducidísimo equipo de confianza se encarga de desplegar en los entornos de los afectados y los medios una campaña de erosión y de ruptura emocional de alto voltaje.

En algunos casos una llamada o una cita con el presidente en el tramo final del camino, cuando el trabajo previo estaba hecho, basta para que se dé el último paso algo similar a un cese que se disfraza entonces de dimisión "por el bien del partido" y de la propia defensa. Siempre caben sorpresas, pero todo indica que Cifuentes pronto será un nombre más a los que se les aplicó esta ensayada técnica de colocar a alguien en la puerta de salida.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.