ANIVERSARIO

Guillem Agulló, 25 años del asesinato nazi que marcó una época

Militante antifascista e independentista, murió apuñalado por un ultra que solo cumplió cuatro años de prisión

València le dedicará una calle de unos céntricos jardines y Les Corts han creado un premio con su nombre

Concentración en recuerdo de Agulló en el 25 aniversario de su asesinato en la sede de la Universitat de València en su Burjassot natal

Concentración en recuerdo de Agulló en el 25 aniversario de su asesinato en la sede de la Universitat de València en su Burjassot natal / Miguel Lorenzo

Se lee en minutos

Nacho Herrero

El 11 de abril de 1993, hace justo 25 añosGuillem Agulló, un joven militante de la organización antifascista SHARP y de la independentista Maulets, fue asesinado de un navajazo por Pedro Cuevas, un conocido miembro de la ultraderecha de València que fue condenado a catorce años de prisión pero que finalmente sólo cumplió cuatro antes de ser puesto en libertad por buen comportamiento.

El próximo 21 de abril, en el que se celebra con varios actos y manifestaciones la 'Diada del 25 d'abril', el Ayuntamiento de València dará su nombre a uno de los paseos de los céntricos Jardines de Viveros, un reconocimiento que sólo satisface a medias a sus familiares y amigos y a los diversos colectivos que tras el cambio político vivido en el consistorio pusieron en marcha una campaña para que se le concediera una céntrica calle.

Diversos municipios valencianos y catalanes, incluido su Burjassot natal, ya le tienen en su callejero. Además, el año pasado Les Corts crearon un premio anual con su nombre.

El juez no vio motivación política

En aquella primavera de 1993, Agulló y algunos amigos habían ido de acampada a Montanejos. La familia del joven defiende que alguien avisó de esa salida al grupo de Cuevas, que acudió a esta localidad castellonense dispuesto a atacarles. Por eso aquella noche entraron en el pub en el que se encontraban lanzando gritos provocadores que desataron la reyerta.

El caso se juzgó en la Audiencia Provincial de Castellón en un ambiente de mucha tensión y el juez encargado descartó que el crimen tuviera motivación política, una decisión muy criticada tanto por la familia de Agulló como por la acusación particular, que reclamaban casi treinta años de prisión para los cinco acusados.

Desde el entorno de Cuevas y algunos medios se defendió el carácter apolítico del crimen desde que el confeso asesino se entergó unos días después e incluso se aseguró que así lo indicaba un informe policial. Eso sí, uno de los encausados reconoció que se 'despidió' de los amigos de la víctima saludando con el brazo en alto y varios testigos apuntaron que también cantaro el 'Cara al Sol'. Finalmente los otros cuatro encausados fueron absueltos.

En 2007 Cuevas fomó parte de la candidatura electoral del partido Alianza Nacional en la localidad valenciana de Chiva y dos años antes había sido detenido en la 'Operación Panzer' contra el grupo FAS, vinculada a los dirigentes de AN, y en cuyos registros, incluida la casa del asesino de Agulló, se incautó muchos material de propaganda nazi.

Una herida aún abierta

El crimen llegó apenas unos meses después del asesinato xenófobo en Madrid de Lucrecía Pérez, supuso la culminación de la escalada de tensión que se había iniciado en la Transición con la llamada 'Batalla de València' y y tuvo un enorme impacto en la sociedad valenciana.

La izquierda nacionalista ha reivindicado todos estos años  el nombre y la figura de Agulló por su papel de luchador contra la intolerencia y todavía son habituales los cánticos y pintadas con los lemas 'Guillem Agulló, la lluita continua' y 'Guillem Agulló, ni oblit ni perdó'. Incluso grupos como Obrint Pas le dedicaron canciones.

Noticias relacionadas

En cambio, sectores de la ultraderecha han proferido durante todos estos años insultos, amenazas y mofas con su memoria. La familia de Agulló ha denunciado llamadas anónimas, especialmente en cada aniversario, y durante todos estos años han sido frecuentes pintadas amenazantes delante de su casa, aunque nunca ha habido detenidos.

Todo empezó apenas un mes después del asesinato, cuando en un partido del Valencia en Albacete, dos ultras mostraron una pancarta con el lema 'Guillem, jódete'. En las manifestaciones ultras es habitual el grito "¿Dónde están? no se ven, los amigos de Guillem". 

Temas

Valencia