Ir a contenido

LOS EXMIEMBROS DEL GOVERN EN BRUSELAS

La fiscalía belga no ve riesgo de fuga en Comín, Serret y Puig

Los tres 'exconsellers' ya se han puesto a disposición de la justicia aunque el juez todavía no les ha citado

Silvia Martinez

Los ’exconsellers’ Lluís Puig, Clara Ponsatí (ahora en Escocia), Meritxell Serret y Toni Comín, el pasado diciembre, en Bruselas.

Los ’exconsellers’ Lluís Puig, Clara Ponsatí (ahora en Escocia), Meritxell Serret y Toni Comín, el pasado diciembre, en Bruselas. / AP / VIRGINIA MAYO

Los 'exconsellers' de la Generalitat Meritxell SerretLluís Puig y Toni Comín ya se han puesto a disposición de las autoridades judiciales de Bélgica, según ha informado este lunes la fiscalía de Bruselas, que ha confirmado la existencia de contactos con el equipo de abogados de los tres políticos catalanes. Sin embargo, dado que "no hay riesgo manifiesto de fuga", prosigue el ministerio fiscal, ninguno de los tres están siendo "buscados activamente".

En la primera nota de prensa emitida desde la recepción de la euroorden cursada por el Tribunal Supremo español, la fiscalía confirma que ha solicitado información adicional a las autoridades judiciales españolas, a través de la oficina de coordinación judicial europea (Eurojust), aunque ha declinado precisar que tipo de datos ha reclamado para determinar cómo proceder.

Lo que sí avanza en su escrito es que el procedimiento no es la continuación del abierto en noviembre del año pasado, a raíz de la euroorden emitida por la Audiencia nacional, sino un nuevo proceso. De momento, subraya el ministerio fiscal, ni Serret ni Comín ni Puig, que se ha reunido este lunes con su equipo de abogados para preparar su defensa, han sido interrogados por las autoridades judiciales belgas ni han sido citados a declarar ante un juez de instrucción; algo, no obstante, que "podría ocurrir en un futuro próximo", señalan sin más detalles de cuándo podría producirse este hecho.

En noviembre, cuando la jueza Carmen Lamela emitió la orden europea de detención y entrega los tres 'exconsellers', además de la del 'expresident' Carles Puigdemont, se entregaron en una comisaria del centro de Bruselas. De ahí fueron trasladados a la sede de la fiscalía, donde comparecieron ante el juez de instrucción durante varias horas, aunque finalmente fueron puestos en libertad vigilada con medidas cautelares.