Ir a contenido

PARLAMENT

Marta Rovira emplaza a JxCat a elegir esta semana un nuevo candidato

Los republicanos instan a designar un aspirante a 'president' que permita abordar una "investidura efectiva"

Xabi Barrena / Dani G. Sastre

Marta Rovira, tras una reunión de la Mesa del Parlament.

Marta Rovira, tras una reunión de la Mesa del Parlament. / TONI ALBIR (EFE)

Una cosa es ser respetuoso con la liturgia de Carles Puigdemont y su intento por demostrar que la política catalana está en manos de los jueces del Supremo y la otra, regodearse en la pérdida de tiempo. Digerido lo esperado, es decir, que Jordi Sànchez no podrá defender su candidatura a 'president', ERC ha exigido este martes a Junts per Catalunya que pase pantalla y dé ya el nombre de su plan c, del tercer postulante a la investidura. Un candidato que, a pesar de ser el tercero, difícilmente será el vencido a menos que la CUP dé un giro de 180 grados a su actual posición.

Los pesos pesados del grupo parlamentario republicano, una por cargo y mando y el otro por ascendente biográfico, Marta Rovira y Ernest Maragall, han emplazado a JxCat a decidir esta semana un nuevo candidato para abordar una investidura efectiva, ya que se precisa de un Govern que ponga fin al 155.

Sin ánimo de polémica

Rovira, tras entrevistarse con el secretario general de CCOO en Catalunya, Javier Pacheco, ha evitado abrir debates antiguos sobre candidatos, como el que surgió sobre la legitimidad del propio Sànchez versus la del exvicepresidente Oriol Junqueras: "Ya hemos dicho que, para nosotros, los nombres no son un obstáculo". También ha recordado el trabajo hecho ("ya tenemos un acuerdo con JxCat") y el que queda ("hace falta negociarlo con la CUP") para llegar al objetivo deseado ("debe haber una investidura efectiva").

Aunque, claro, la parte más complicada es la de la CUP, que no se siente presionada. De hecho, ha endurecido su postura sobre el acuerdo de JxCat y ERC: no solo no lo apoyarán, sino que la han calificado de "neoliberal" y "continuista con el autonomismo". Los anticapitalistas exigen desobediencia, y ni siquiera someterán a votación de sus militantes el documento con el que los grandes partidos independentistas trataron de seducirla.

En consecuencia, los cuperos no modificarán su abstención en el caso de un debate de investidura que cada día parece alejarse más. Natàlia Sànchez, diputada de la formación, ha puesto algunos ejemplos que ilustran lo lejos que está el acuerdo entre JxCat y ERC de lo que pide la CUP. Por ejemplo, la comisión de estudio para la creación de una banca pública.

Propuesta autonomista

"Lo que pedimos es la creación de una banca pública. No solo lo pedimos nosotros, ERC también lo llevaba en el programa. Pedimos eso y nos encontramos con una comisión, por eso nos parece autonomista", ha dicho Sànchez. Y ha añadido que, pese a que la CUP volverá a la mesa de negociación en los próximos días, no aprecia ni en los posconvergentes ni en Esquerra voluntad de hablar de "políticas republicanas", sino de "Govern efectivo". 

Por tanto, mientras sean los nombres los que determinen el paso de un plan a otro, -del b al c y de este al d, y así hasta tener que echar mano del alfabeto cirílico- y no la adopción de una nueva estrategia de choque con el Estado, parece que no habrá apoyo anticapitalista.

Ante esto, dos opciones. O los ‘belgas’ Puigdemont y Toni Comín renuncian a al acta de diputado, o se va a unos nuevos comicios. Un plan que no seduce a los republicanos: "Repetir las elecciones para nosotros no es un escenario aceptable, ya que hay una mayoría obtenida el 21-D y hay que hacerla efectiva con un plan de gobierno y una investidura", ha asegurado Rovira. Su partido y JxCat, sin embargo, alegando que el reglamento no lo contempla, han vetado este martes en la Mesa del Parlament la petición de Ciutadans de que Roger Torrent comparezca en el Pleno para activar la cuenta atrás de dos meses.