Ir a contenido

INVESTIDURA

ERC avalará a Sànchez si la CUP le da también su 'placet'

Los republicanos reivindican la "legitimidad" de Junqueras para ser 'president' pero no lo proponen

Los votos de los anticapitalistas son imprescindibles para ungir al exlíder de la ANC

Xabi Barrena / Júlia Regué

El portavoz de ERC, Sergi Sabrià, en rueda de prensa.

El portavoz de ERC, Sergi Sabrià, en rueda de prensa. / FERRAN SENDRA

Junts per Catalunya se presentó a las pasadas elecciones del 21-D con dos grandes argumentos. De hecho, sus dos únicos argumentos por cuanto a lo largo de la campaña nada más dijeron. Los dos ‘mottos’ fueron que, si ganaba, Carles Puigdemont, volvería a Catalunya y que el voto a JxCat era el del ‘Govern legítimo’. 70 días después de los comicios nada ha resultado ser cierto. El ‘expresident’ ni está ni se le espera por estos lares y el candidato a la investidura que ha propuesto , Jordi Sànchez, tras su 'paso al lado provisional' nada tiene que ver con el ‘Govern legítim’, por cuanto era presidente de la ANC. ¿Será investido? Si hay pacto con ERC sobre el plan de gobierno y, sobre todo, si la CUP, en su consejo político de este sábado le da su aval, sí.

¿Y la tormenta creada por el portavoz de ERC, Sergi Sabrià, aludiendo a que por la vía legítima le correspondería a Oriol Junqueras ser el candidato? Fuentes de ERC mantienen esta tesis. “Es obvio que, en cuanto a legitimidad, el ‘exvicepresidente’ supera a Sánchez. Solo faltaría. Pero eso no significa que Esquerra vaya a promover la candidatura de Junqueras. Solo queda en evidencia que los posconvergentes han guardado en el cajón la ‘legitimidad’”. Eso sí, Esquerra no propondrá a su líder, aunque el propio Sabrià haya dejado bien claro que la de Sánchez “es la propuesta de JxCat". Todo depende de un pacto que resta pendiente de que se solucionen unos flecos negociadores que dejan los del Acuerdos de Camp David en un juego de niños. 

Así, en Catalunya Ràdio, el republicano ha afirmado que "en la línea de la legitimidad, si el candidato no es Puigdemont, debería ser  Junqueras". Minutos después, el propio ‘expresident’, al escuchar sus declaraciones, le ha replicado en directo que  "ahora ya no es un Govern de un único grupo parlamentario" y que "no vale ir por separado y querer la lógica de ir juntos". Algo que en su día tampoco se cumplió, por cierto. Cuando Artur Mas dio su ‘paso al lado’ no se fue a buscar ni a Raül Romeva (cabeza de lista de Junts pel Sí) ni a Oriol Junqueras, sino que se recurrió al entonces alcalde de Girona, el propio Puigdemont, básicamente porque era de CDC.

En espera del pacto...

Así, ‘grosso modo’, y aunque parezca mentira tras la tormenta que han generado las palabras de Sabrià, por ejemplo en las redes sociales, todo sigue más o menos igual.ERC apoyará a Sànchez siempre que haya un pacto de Govern, Algo que se está negociando y que no carece de problemas. Y, asimismo, votará a favor de que sea ‘president’ siempre que la CUP haga lo propio.

No se trata de un marcaje político, sino de pura necesidad artitmética. Con los dos diputados en Bruselas (Puigdemont y Toni Comín) sin posibilidad de votar, la mayoría independentista se queda en unos exiguos 68 diputados. Si la CUP no da su ‘sí’, JxCat y ERC suman 64, uno menos que Ciudadanos, PSC, ‘comuns’ y los compañeros de la CUP en el grupo mixto, el PP. Insuficiente para investir a Sànchez.

...y del aval anticapitalista

Los militantes de la CUP tendrán que escoger este sábado entre tres opciones. El ‘Sí’ a Sànchez sin condiciones; el 'Sí' a Sànchez condicionado a un acuerdo programático y el 'no' , que impediría la elección del exlíder de la ANC. El mismo que, en pleno #pressingCUP por la investidura de Mas pidió excusas públicamente por haber pedido el voto, cara el 27-S del 2015,  también para los anticapitalistas.

En tanto, la coordinadora del PDECat, Marta Pascal, partido sobre el que Puigdemont montó su plataforma electoral, se mostró “encantada” con la ‘opción Sànchez’ y pidió “generosidad superlativa” a ERC. Para Pascal, la figura de Jordi Sànchez representa la "transversalidad" del movimiento independentista que intentaron plasmar en la candidatura de Junts per y ha apuntado que los partidos soberanistas sólo se entenderán si todos ceden: "El país está por encima".

Y a todo esto, cabe recordar que, si ERC y la CUP apoyan al exlíder de la ANC,  quien tendrá la última palabra sobre si hay o no investidura será el juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena. De él depende que Sànxhez pueda salir del Centro Penitenciario Madrid V para acudir a la investidura. En tanto, el plan c, Jordi Turull, posconvergente y ‘legítimo’, calienta en la banda.