Ir a contenido

SEGURIDAD SOCIAL

Sánchez propone dos impuestos a la banca para financiar las pensiones

Iglesias le acusa de copiar una medida que Podemos llevó en el programa del 20-D

El secretario general del PSOE anuncia sus 10 prioridades para "liderar el país desde la oposición"

Iolanda Mármol

Pedro Sánchez interviene en los desayunos Fórum Europa.

Pedro Sánchez interviene en los desayunos Fórum Europa. / JUAN MANUEL PRATS

El PSOE propone dos nuevos impuestos para garantizar el futuro de las pensiones en España.  Uno a las transacciones financieras y otro extraordinario para la banca. Así lo ha adelantado el secretario general, Pedro Sánchez, que ha anunciado estos gravámenes en un desayuno informativo en Madrid.  Los socialistas calculan que de este modo el Estado podría recaudar entre 800 y 1.000 millones de euros anualmente para que no se vacíe la hucha de las pensiones. 

"Si hemos desembolsado 77.000 millones de euros para rescatar a la banca es justo pedirle al sistema financiero que contribuya con 1.000 millones al año", ha señalado Sánchez, que ha insistido en que "si los trabajadores sostuvieron a la banca es justo ahora que la banca sostenga el sistema público de pensiones". 

Fuentes socialistas han concretado que el impuesto a la banca sería más parecido al de sociedades que al del IVA, para evitar que repercuta en todos los consumidores sin proporción, es decir, sin tener en cuenta los niveles de renta.  Todas las transacciones financieras quedarían gravadas con un 0,1%  y los derivados con un 0,01%. 

Con el objetivo de salvaguardar la Seguridad Social Sánchez ha propuesto derogar la reforma del sistema de pensiones aprobada por el Gobierno del PP  "que condena a pérdidas de entre el 30% y el 40% de la cuantía". También ha planteado la necesidad de elevar el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) para incrementar las bases de cotización y garantizar, por ende, las pensiones. 

Críticas del resto

El anuncio de Sánchez ha sido replicado rápidamente por Podemos. Su secretario general, Pablo Iglesias, le ha acusado de "imitar" en lugar de "inovar". Ha recordado que su partido llevó una propuesta similar en el programa electoral del 20-D.  Los morados lo denominaron entonces "impuesto de solidaridad" y pretendía recuperar de forma progresiva el dinero que el Estado había destinado a rescatar a los bancos. 

Al igual que Podemos, el PP y Ciudadanos han salido a criticar la propuesta socialista. Los populares la tachan de "demagógica". 

Potenciar el Congreso

Sánchez se ha propuesto "liderar el país desde la oposición" y ha considerado que "la legislatura no da más de si". Ha presentado sus diez puntos para trabajar en este 2018. Además de las pensiones, ha destacado el ingreso mínimo vital, un pacto de renta para elevar el SMI, el "rescate a los jóvenes", una ley de igualdad salarial y la reforma inmediata de la financiación autonómica.

En este sentido, ha acusado al Gobierno de "un intento de chantaje a los dirigentes autonómicos" y ha recordado que si Mariano Rajoy quiere llegar a un pacto para aprobar ese nuevo sistema de financiación tiene que hacer marcha atrás en la decisión de bloquear 4.230 millones de euros de  devoluciones a las autonomías.  "El Gobierno quiere chantajear a las comunidades y no quiere aprobar la reforma de la financiación", ha sentenciado.