Ir a contenido

nuevo gobierno

ERC y JXCat discrepan sobre quién debe ser candidato a la presidencia

Mundó y Turull ponen de manifiesto criterios diferentes en el caso de que Puigdemont no vuelva de Bruselas

JxCat propone que Forcadell siga como presidenta del Parlament

Xabi Barrena

Carles Mundó y Jordi Turull.

Carles Mundó y Jordi Turull.

Uno de los fenómenos más apasionantes de la política es cronometrar cuánto tarda un partido en decir en voz alta lo que murmura entre dientes. La duración de este lapso depende de las distintas coyunturas y, más de una vez, es infinita por cuanto nunca ve la luz pública aquello que se piensa. En esta ocasión, el runrún que circula por la sede de ERC desde el viernes ha batido todos los récords. En 24 horas ha saltado ya al espacio público.

El 'exconseller' y diputado electo Carles Mundó señaló el sábado por la noche en TV-3 que si Carles Puigdemont no puede ser investido como 'president', bien porque no ponga pie en España para evitarse la cárcel, bien porque la ponga y dé con sus huesos en Estremera o Soto del Real, debería ser Oriol Junqueras quien accediera a la presidencia.

El también 'exconseller' y también diputado electo Jordi Turull (PDECat), que se hallaba en el mismo plató de la televisión autonómica que Mundó, dijo que  rechazaba "empezar a gastar energías en otras hipótesis", que no fueran la investidura de Puigdemont, porque eso era "entrar en un relato de rendición" y su fuerza "no está en ese relato, ni en la renuncia, ni en la resignación.

El mantra de campaña

Pero, ¿ve opciones ERC de investir a Oriol Junqueras? No, no es esa la cuestión. Los republicanos consideran que los posconvergentes les han vencido en las urnas con un 'mantra' falso: "Puigdemont es el 'president' legítimo y si gana, volverá", podría resumirse ese 'motto'. Lo que tratan los republicanos es hacer evidente la falsedad de ese mantra.  De hecho, Mundó, de manera sibilina, apuntó el mismo sábado que él no quería asumir la premisa de que Puigdemont se quedará en Bruselas porque el propio 'expresident' dijo que si ganaba, volvería. "Este fue el compromiso que tomó con sus electores. Si esto no fuera así, sería el primer sorprendido y debería ser él el que diera explicaciones", sentenció.

Entonces, ¿por qué ERC pone el nombre de Junqueras encima de la mesa? Como un cortafuegos a la intención o tentación que pudieran tener los posconvergentes de sustituir a Puigdemont por quien quisieran. Y en esa línea han sonado dos nombres: Elsa Artadi y Jordi Sànchez. Si de lo que se trataba era de restituir el Govern "legítim", a falta del 'president', lo lógico sería que el vicepresidente tomara el relevo. Y si este tampoco pudiera, por estar encarcelado, algún 'conseller'. Pero no alguien nuevo impuesto por el PDECat.

Cabe recordar que antes del inicio del campaña, Oriol Junqueras ungió a Marta Rovira como 'candidata real', por cuanto él estaba en prisión. Los posconvergentes no realizaron acción similar alguna y apostaron por una campaña muy personalista alrededor del candidato, beneficiándose, además, de que estar en Bruselas no es lo mismo que estar recluido en una celda madrileña.

Los republicanos readaptaron su campaña y emularon a los posconvergentes tratando de hacer una campaña alrededor de la figura de Junqueras. Pero a la vista de los resultados parece claro que reaccionaron tarde.

El papel de Forcadell

JxCat, en paralelo, ha redoblado, precisamente, ese mensaje de recuperación.  Así ha reafirmado que su objetivo de restituir "todas las instituciones legítimas catalanas tal y como estaban previamente a la aplicación del 155", incluido votar a Carmen Forcadell como presidenta del Parlament.

Fuentes del JxCat han fijado este domingo la estrategia de la formación liderada por Carles Puigdemont, que se encuentra en Bruselas para evitar la justicia española, y ha reiterado su apuesta por investir al cesado presidente de la Generalitat.

En este sentido, insisten en restituir al "Gobierno legítimo de la Generalitat, al presidente de la Generalitat y también la Mesa del Parlament de Catalunya".

Asimismo, estas fuentes añaden que no se plantean "otra posibilidad que votar a Carmen Forcadell como presidenta que es del Parlament, así como al resto de miembros de la Mesa que ahora sean diputados".

Con todo, no queda claro que sea la propia Forcadell la que, con un proceso judicial abierto precisamente por su actuación como presidenta del Parlament acepte retomar el cargo, con lo que supondría, ante la justicia española, de peligro de reincidir en los delitos de los que se le acusa.

También Jordi Cuixart, preso en Soto del Real, ha hecho su propia valoración de los resultados electorales del jueves. El presidente de Òmnium Cultural ha hecho pública este domingo una carta a través de las redes sociales en la dice que "la mayoría abrumadora del soberanismo pide actuar con más generosidad y sentido de Estado que nunca".

En el escrito, fechado el pasado 21 de diciembre, Cuixart señala que acaba de conocer los resultados de las elecciones catalanas y que su primer pensamiento ha sido para "la escuela catalana", que hace fuertes a los catalanes, junto a la "democracia y la cultura".