Ir a contenido

DESDE BRUSELAS

Puigdemont pide al Rey que empiece a "rectificar" en su mensaje de Navidad

El 'expresident' pide que se le permita volver a Catalunya sin ir a la cárcel

Xabi Barrena

“Si no se permite que yo sea investido presidente, hay una grave anomalía en el sistema democrático español”. / ATLAS VÍDEO

Carles Puigdemont entendió el mensaje del rey Felipe del pasado 3 de octubre como un alineamiento del jefe del Estado con las medidas políticas del Gobierno de Mariano Rajoy y, por extensión, con la violenta represión del 1-O, lo que motivó una respués casi inmediata del entonces todavía 'president'. Para Puigdemont, Felipe VI, con sus palabras, dejó al descubierto a los dos millones de catalanes independentistas. El tradicional mensaje navideño del Monarca llega, este año, apenas tres días después de la celebración de las elecciones del 21-D. Es decir, 72 horas después del triunfo de Ciutadans, pero sobre todo, de la consolidación del independentismo como fuerza que lidera políticamente Catalunya.

Puigdemont, convertido ahora, además, en el ganador moral de la contienda electoral, vuelve a ese mensaje del 3 de octubre. En una entrevista a la agencia Reuters, desde su retiro belga,el 'president' cesado ha señalado que Felipe VI tiene una oportunidad en el mensaje de Navidad de este domingo para que empiece la "rectificación".

Según el político gerundense, el Rey, ese 3 de octubre, "se equivocó gravemente porque prefirió ser el monarca del 155 y del Gobierno español, que no el jefe del Estado", por lo que cree que rechazó formar parte de la solución de la situación entre la Generalitat y el Estado. "Fue casi la propia monarquía la que se autoexcluyó de una solución futura", ha reprochado.

Dispuesto a escuchar

Según la agencia británica, Puigdemont ha afirmado que está listo para escuchar cualquier oferta por parte de Mariano Rajoy, incluso si esta propuesta se quedaba lejos de sus anhelos independentistas.

Con todo, la fijación ahora del 'expresident' es poder vovler a Barcelona y ser investido ''president', gracias a esa mayoría absoluta secesionista. "Soy el presidente de un gobierno regional y seguiré siéndolo si el Gobierno respeta los resultados de las elecciones".

Preguntado por si acudirá al pleno de constitución del Parlament, el 'expresident' ha respondido que "sería lo natural" y que si no puede prometer el cargo supondrá "una gran anormalidad para el sistema democrático europeo".

¿Y si no puede acudir al Parlament, bien sea porque se queda en su retiro o bien porque es detenido al pisar España? Uno de los nombres que ha salido a la palestra ha sido el de la jefa de campanya posconvergente, Elsa Artadi.

Artadi, con todo, se ha descartado este sábado para tal cometido. En declaraciones a RAC-1 ha afirmado que no se plantea ningún otro candidato alternativo a ser investido, a pesar de reconocer dudas sobre si Puigdemont podrá prometer su cargo.

Una "decisión política"

El abogado del 'expresident', por su parte, Jaume Alonso-Cuevillas, ha rechazado que pueda ser investido desde Bruselas. Ha explicado que solo se puede recoger el acta de diputado a distancia, pero no participar en los debates parlamentarios, incluyendo la investidura. "La única opción que tiene Puigdemont es volver", ha añadido. Pero si vuelve, será detenido y encarcelado incondicionalmente, según ha explicado a Catalunya Ràdio y RAC1. 

Alonso-Cuevillas ha opinado que Puigdemont tendrá que valorar si "merece la pena" volver para acabar en la prisión o puede hacer su trabajo desde fuera. "Es una decisión política", ha considerado. El abogado ha explicado, además, que la decisión de ir a Bruselas, vista en retrospectiva, "fue acertada", porque le ha permitido evitar la prisión, hacer campaña, quedar como segunda fuerza el 21-D e internacionalizar el conflicto. 

Quien no seguirá esa vía, la de irse a Bélgica, es el antecesor de Puigdemont, Artur Mas, a quien el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena ha incluido en la ampliación de la investigación que se sigue por un posible delito de rebelión en el 'procés. "No tengo ninguna intención de irme, cosa que no quiere decir que no pueda entender que él (en alusión a Puigdemont), en su condición de presidente de la Generalitat, lo hiciera. Yo no soy presidente de la Generalitat en este momento y por tanto no me planteo irme", ha dicho. Con todo, Mas ha aseverado que le da "respeto" que le puedan meter en prisión.