Ir a contenido

CAMINO DE LAS URNAS

ERC explota a fondo la 'baza Junqueras' en su mitin central

Esquerra glosa la obra y figura del líder encarcelado y lo unge como canidato único

Tardà llama a la hegemonía republicana y a provocar que haya un quinto 'president' del partido

Xabi Barrena

Acto de campaña de ERC con la presencia de Marta Rovira y Raül Romeva, que depositan una lazo amarillo en la silla que debería ocupar Oriol Junqueras.

Acto de campaña de ERC con la presencia de Marta Rovira y Raül Romeva, que depositan una lazo amarillo en la silla que debería ocupar Oriol Junqueras. / JORDI COTRINA

Quizá por una excesiva querencia por la transparencia o por un pesimismo de grado sumo, ERC aceptó de manera inmediata, poco antes de iniciar la campaña, que Oriol Junqueras no podría ser investido ‘president’. Sin el líder presente de manera obicua en el momento en que el ‘exiliado’ Carles Puigdemont se daba baños de masas en su retiro bruselense las encuestas empezaron a bajar. El volantazo de los republicanos ha sido de manual. Primero, dejaron de exponer a Marta Rovira como Gary Cooper en ‘Solo ante el Peligro’ acompañándola de los cuadros del partido, muy singularmente de los dos ‘exconsellers’ que estuvieron en el Centro Penitenciario Madrid VII. Y después, poniendo, dentro de las limitaciones, la figura del presidente del partido en la primera fila.

El mitin central de ERC en el simbólico Born ha sido puramente esto. Un homenaje a Junqueras y un recordatorio de que, aunque no se le ve, el ‘exvicepresidente’ está. Y estará. O al menos eso dicen los republicanos que esgrimen un informe legal que vaticina su liberación en caso de victoria.

Presos sin olvidos

La apelación a la libertad de Junqueras, y de los ‘jordis y de Quim Forn (a ERC no se le olvidan nunca ni el que no está en lista alguna –Cuixart—ni los dos de Junts per Catalunya) tiene además otro fin. Busca movilizar a su electorado sin despertar el de la otra trinchera, algo que sucedería con las soflamas independentistas que trufaron la campaña del 27-S, hace dos años.

De hecho, en los mítines de ERC, especialmente en este del Born, la palabra independencia ha desaparecido. Solo la ha usado el politólogo madrileño Ramon Cotarelo, que cierra la lista de Barcelona. Esquerra la ha cambiado por república y republicanismo, dando a entender que se está en otra fase. Una fase, la de dotar de contenido unas declaraciones y proclamaciones “simbólicas y políticas” que precisa de un nuevo líder. Evidentemente Junqueras.

ERC se presenta, pues, como un doble voto útil. Por un lado frente al “bloque del 155”, se postula como el voto útil contra la represión y en favor de la democracia. Y en la trinchera del soberanismo, en la competencia de la lista Carles Puigdemont, se erige como el voto de la nueva era. ERC cree, como ha expresado el diputado en el Congreso Joan Tardà, gran constructor de relatos, que ha llegado la hora “del hegemonismo republicano”.

Respuesta social a Borrell

La ubicación del Born ha sido la única concesión al simbolismo separatista. Todos los parlamentos de este acto coral, con más de 20 intervenciones, han tenido un profundo sentido social. Incluso en la respuesta a las palabras de Josep Borrell, que el viernes llamó a “desinfectar” las instituciones catalanas de independentismo, Marta Rovira ha desviado la discusión a lo social, cuando lo fácil hubiera sido un revés a dos manos al estilo Gabriel Rufián en Twitter.

La candidata ‘real’ de ERC, tras hacer acallar los silbidos que el respetable le lanzaba al veterano socialista (“es lo que buscan”, ha explicado) ha reprendido a Borrell esgrimiendo los talones de Aquiles del Estado, como el agotado fondo de las pensiones, la corrupción en continua metástasis e, incluso, la factura de la luz para favorecer los “intereses oligopólicos”.

Las palabras más reveladoras quizá han sido las de Tardà. “Estamos orgullosos de haber popularizado el independentismo en los ‘governs’ tripartitos” -arrastrando posteriormente a CDC al secesionismo- ha exclamado el republicano y señalando que ahora es el momento de “las izquierdas”. Dicho de otro modo, la pelota está, lleva tiempo ya, en el terreno de juego de ERC y ahora solo toca rematar para conseguir la investidura del “quinto ‘president’ de ERC, tras Francesc Macià, Lluís Companys, Josep Irla y Josep Tarradellas”.  Una continuidad que dejaría los 36 años de ‘pujolismo’, tripartitos, Artur Mas y Junts pel Sí como un paréntesis en el dominio republicano.

Tributo al líder

En el Born ha habido vídeo con palabras de Junqueras, audio de Junqueras desde la cárcel, glosas y homenajes a su vida y a su obra. A cómo le conoció Rovira, cómo construyó “un partido abierto y diverso como la sociedad catalana” y a cómo logró que las telarañicas arcas de la Generalitat rindieran un superávit. Y menciones por doquier a los ítems sociales en boga. 

Carles Mundó ha clamado contra “las alfombras rojas que algunos tienen para hacer campaña por tierra, mar y aire, mientras Junqueras están la cárcel”. Porque el mensaje que se transmite es que si el líder indiscutido sigue entre rejas es pura y llanamente “porque les da miedo. Porque es el mejor candidato”.

Al final del mitin, antes las dos millares de sillas vacías, el ‘videowall’ seguía encendido con una gran imagen de Oriol Junqueras sonriendo. Junqueras es el candidato. Esa es la noticia.