Ir a contenido

CAMINO DE LAS URNAS

ERC toca a rebato y dará más protagonismo en campaña a los expresos

Los republicanos plantean sustituir a Junqueras en los actos de manera más coral

El partido prepara ya la aparición de Toni Comín 'a lo Puigdemont', vía video, en los mitines

Xabi Barrena

Toni Comín, uno de los exconsellers que están en Bruselas. / ACN / LAURA POUS

Toni Comín, uno de los exconsellers que están en Bruselas.
Marta Rovira y Carme Forcadell.

/

Balance de daños tras la primera semana de campaña de ERC. A pesar de que las encuestas diarias ('trackings') internas siguen dando márgenes positivos con respecto al resto de fuerzas, o eso dicen los republicanos, las sensaciones alrededor de la candidatura han obligado a replantear los días que quedan hasta el cierre del día 19. En lo importante, nada cambia. Marta Rovira es la ungida y será la candidata a la presidencia de la Generalitat, si los republicanos vencen el 21-DEn lo urgente, ERC toca a rebato y se propone sustituir a Oriol Junqueras de una manera más coral.

El relato de Esquerra pasará, pues, por hacer evidente, por un lado, el sufrimiento aun invisible de su líder y, por el otro, la existencia de todo un partido con varias y diversas voces frente a la soledad de Carles Puigdemont en su lista plagada de personas de la sociedad civil sin experiencia política, y mucho menos de gestión pública, o bien de encausados por el Estado con unos nubarrones en su horizonte a medio plazo bastante negros.

Análisis cínico

El principal problema que tiene ERC, y sonará cínico, es que mientras hay interminables imágenes de Puigdemont en su 'exilio' bruselense, no existe, en contrapartida, ninguna de Junqueras en un ambiente mucho más hostil -la cárcel-, que los bosques del Brabante flamenco en otoño.

Y siguiendo por el camino del cinismo, la campaña, ahora mismo, en la narrativa visual, está planteada entre Puigdemont, en el 'exilio', y Marta Rovira, que no ha sufrido, aún, represalia judicial alguna. Y como se vio en el cara a cara del 'Salvados' de Jordi Évole con Inés Arrimadas, la republicana se siente más cómoda comandando la nave (la del partido hace años que está a su cargo) que fajándose a cara de perro en la arena electoral.

Ante todo esto, el plan de ERC pasa por incorporar a todo tren a los 'exconsellers' a los mítines de Rovira. No serán simples teloneros, se mostrarán en igualdad de condiciones con ella en lo formal. Carles Mundó y Raül Romeva serán aún más movilizados. Este viernes, el primero ha estado en Blanes y ambos participarán este fin de semana en actos en que, sobre el papel, no estaba prevista su asistencia. Lo mismo Carme Forcadell, que debutará sobre el escenario el domingo, según informó 'Nació Digital'.

El segundo paso es implicar, también, a los que, como Puigdemont, están en Bélgica. El tirón de Toni Comín con su incendiario discurso el jueves en Bruselas tendrá continuidad. Y como el 'expresident' se utilizarán los medios tecnológicos al alcance, aunque, de momento, parece que serán más vídeos que conexiones vía Skype, pero no se descarta nada.

Desembarco 'madrileño'

Queda una tercera medida. Ya cuando, en el mes de febrero, se empezaron a abordar planes de contingencia ante una eventual inhabilitación de Junqueras, y ante la duda de hasta dónde podría llegar la acción del Estado, el partido previó implicar en una eventual campaña a los diputados en las Cortes.

Y ahora serán movilizados, muy singularmente la dupla en el Congreso, Joan Tardà y Gabriel Rufián. Se estrenarán este fin de semana. De hecho, el presidente del grupo de ERC en la Cámara baja se ha estrenado este viernes en Blanes. No es que no se contará con ellos, pues, por ejemplo, el perfil de Rufián se asocia siempre a los actos que se celebren en el entorno barcelonés, sino que se les pedirá un extra de implicación.

Tardà, por su parte, es el antídoto contra la depresión que aún rodea al partido republicano por la ausencia del líder. "Tenemos que ser capaces de liderar el 'procés' y construir la república en los próximos meses y años", ha afirmado este mismo viernes. Y como adenda, un mensaje nada críptico: "Queremos una democracia sin corrupción. Y en nuestro país ha habido mucha corrupción". Aviso a posconvergentes.