Ir a contenido

sondeo del GESOP

La mayoría de catalanes ven desproporcionadas las medidas del Estado tras la DUI

El 77,6% de los encuestados consideran que se han sobrepasado límites con el encarcelamiento de 8 'exconsellers'

Rafa Julve

La mayoría de catalanes ven desproporcionadas las medidas del Estado tras la DUI

Mariano Rajoy y su Gobierno no se cansaron de decir antes y después de la fallida declaración unilateral de independencia que su respuesta y la del Estado al intento de secesión sería "proporcionada", pero a ojos de los catalanes, al menos de los que han respondido a la encuesta del GESOP, la aplicación del artículo 155 de la Constitución y la decisión de la jueza de la Audiencia Nacional Carmen Lamela de encarcelar a los líderes de la ANC y Òmnium y a ocho exconsellers representan un claro exceso.

El envío a prisión de los miembros del Govern depuesto es la medida que concita un mayor cuórum a la hora de afear la actuación del Estado. El 77,6% de los ciudadanos  consideran que esta medida es desproporcionada, afirmación que alcanza casi el pleno entre los independentistas (el 99,4%) y que se sitúa en un 61,1% entre quienes se oponen a la ruptura con el resto de España (de estos, el apoyo al encarcelamiento se queda en el 31,8%). Solo los votantes del PP (el 76,2%) y  los de Ciutadans (57,1%) se decantan mayoritariamente a respaldar el auto de la jueza Lamela, mientras que entre los electores del PSC más de la mitad (el 55%) coinciden con los soberanistas a la hora de criticar la decisión.

Destitución del Govern

Las diferencias entre bloques identitarios se ensanchan a la hora de evaluar las dos principales medidas impulsadas por la Moncloa: la destitución del Govern de Carles Puigdemont y la intervención de la Generalitat artículo 155 de la Constitución mediante. En todo caso, la media es diáfana ante los dos enunciados, pues ambos congregan a una mayoría del 64% de entrevistados que denuncian que se han sobrepasado límites.

El cese del Ejecutivo de la extinta JxSí lo reprueban sin ambages la práctica totalidad de los independentistas (el 97,3%), mientras que en el bloque opuesto son mayoría (el 53,5%) quienes sostienen que la decisión ha sido proporcionada habida cuenta las actuaciones de los dirigentes secesionistas. Aun así, el 39,6% de los contrarios a la independencia no ven con buenos ojos la destitución.

Sin haber lugar para la sorpresa, los electores del PP son quienes apoyan con más ahínco (el 95,2%) la aplicación de esta medida, seguidos de los votantes de Ciutadans (90,5%) y del PSC (el 68,8%). Anecdótico resulta que haya un 2,7% de simpatizantes de ERC y un 1,7% de Junts per Catalunya que lo respalden, pues en ambos partidos el porcentaje de rechazo supera el 97%, alcanzando el 100% en la CUP.

Intervenir la Generalitat

En cuanto a la intervención de la Generalitat por parte del Ejecutivo central los porcentajes son más parejos en el bloque no independentistas y ligeramente menos redondos en el grupo soberanista. Rozando el empate técnico, el 47,2 % de los ciudadanos contrarios a la secesión apoyan que la Moncloa haya tomado cartas en el regir de la Generalitat, por el 43,4% que rechaza dicha estrategia. En el polo contrario hay un 92,2% que denuncian dicha intervención y un residual 5,7% que no la ve descabellada.

Esta última pregunta es la que genera una mayor (que no elevada) división entre el electorado de los ‘comuns’. Mientras que ante los anteriores enunciados los afines a la candidatura de Xavier Domènech rondaban porcentajes similares a los de los independentistas (salvo en la destitución del Govern, que la avalaban el 12,5%), en la intervención de la Generalitat son el 19,6% los que consideran proporcionada la medida. Aunque también es cierto que el 7,8% de los afines a JxCat, 3l 3,6% de los de la CUP y el 3,4% de los de ERC opinan lo mismo.