Ir a contenido

Assange y Pérez-Reverte se enzarzan en Twitter por el referéndum catalán

El escritor descalifica al activista por su "ignorancia" sobre Catalunya y España

EL PERIÓDICO / BARCELONA

EUROPAPRESS TV

El fundador de Wikileaks, Julian Assange, y el escritor Arturo Pérez-Reverte han mantenido este domingo una agria polémica en Twitter a raíz del referéndum en Catalunya. Assange, que ha multiplicado últimamente en las redes sus opiniones a favor del movimiento independentista, ha ilustrado uno de sus tuits, escrito en catalán y en inglés, con la imagen del estudiante chino que desafió a los tanques en la plaza de Tiananmen en 1989 y ha escrito:.

Pérez-Reverte, conocido también por sus polémicas en la red social, ha criticado el uso de esa fotografía, ha subrayado "la ignorancia de Assange" sobre Catalunya y España y le ha llamado "perfecto idiota".

Assange ha abundado en la polémica con con otro tuit, en el que ha escrito que "incluso sus insultos son plagiados de la pared del lavabo".  

Pérez Reverte ha replicado: "No todos tenemos la experiencia de vivir en lavabos, embajadas y sitios cerrados, como usted, señor Assange", ha escrito, en refencia al encierro que mantiene el activista en la embajada ecuatoriana de Londres, donde lleva ya cuatro años, para evitar ser extraditado a Suecia por una acusación de violación que él niega.

En las últimas semanas, Assange está manteniendo un gran activismo en la red a favor del movimiento independentista. Horas antes de ensarzarse en esta polémica con Pérez Reverte había condenado el registro por parte de la Guardia Civil en el semanario 'El Vallenc', considerándolo "indignante" .También ha retuiteado una entrevista al exministro de Finanzas griego Yanis Varoufakis en el 'Huffington Post' en la que critica la gestión del Gobierno español en Catalunya y asegura que Madrid "quiere aplastar Catalunya para darles una lección".
 

Assange,al frente de Wikileaks, fue el resposable en el 2010 de la mayor divulgación de la historia de cables secretos de la CIA en el 2010. Pero sus actuaciones recientes son más dudosas.

El año pasado, Wikileaks filtró tambien los correos electrónicos privados de la candidata demócrata Hillary Clilnton, y durante la campaña electoral francesa difundió el pirateo a la sede electoral del entonces candidato Emmanuel Macron. Ambas filtraciones tenían la pretensión de beneficiar a Donald Trump y a Marine Le Pen.