ARTÍCULO EN 'CRÍTIC'

Pisarello plantea votar 'sí' el 1-O para "rebelarse contra el autoritarismo centralista"

El primer teniente de alcalde de Barcelona pide a las fuerzas de cambio levantarse contra el PP aunque también discrepen del Govern

Gerardo Pisarello durante una conferencia en Barcelona.

Gerardo Pisarello durante una conferencia en Barcelona. / RICARD CUGAT

3
Se lee en minutos
El Periódico / Barcelona

El primer teniente de alcalde de Barcelona, Gerardo Pisarello, ha planteado este martes votar 'sí' en el referéndum del 1 de octubre porque "puede ser una manera de rebelarse contra el autoritarismo centralista".

En un artículo en 'Crític', ha considerado que es un 'sí' sobre las aspiraciones de autogobierno, que ve legítimas, pero además puede ser un 'sí' a otras demandas democratizadoras en toda España: "En este contexto, quedarse en casa no parece una alternativa".

El dirigente de Barcelona en Comú defiende que un 'sí' crítico, anticentralista, social y fraternal es una propuesta que buena parte del soberanismo progresista podría hacer suya para avanzar hacia propuestas constituyentes, de refundación republicana, municipalisma e internacionalista.

Ha insistido en que el soberanismo republicano y progresista no puede quedarse en casa: "Más allá de las discrepancias con la hoja de ruta del Govern actual, las fuerzas de cambio cometerían un grave error si no se levantan contra el PP y sus ataques a las reivindicaciones democráticas de autogobierno. En Catalunya y fuera de ella".

En este contexto, "un fracaso del 1-O sería más que el fracaso de la hoja de ruta de un gobierno": sería un golpe a la posibilidad de avanzar en el ejercicio del derecho a decidir y a las iniciativas republicanas, democráticas y de impugnación del régimen de 1978 en el conjunto de pueblos y territorios de España, ha añadido textualmente.

Discrepancia con el Govern

También ha dicho que, si la Generalitat logra que haya urnas y espacios para votar sin poner en riesgo a trabajadores municipales, sería difícil no implicarse para frenar la "prepotencia del PP y como acto de afirmación soberana", y ha asegurado que votar por el 'sí' también tiene sentido desde la discrepancia con la hoja de ruta del Govern.

Considera que sería una forma de rebelión y además una manera de avanzar hacia "la propuesta de fondo mayoritaria entre los 'comuns": un acuerdo plurinacional, respetuoso y entre iguales que ponga en cuestión un proyecto que ve elitista y oligárquico, para abrir paso a una convivencia republicana, libre y solidaria entre los pueblos y gentes peninsulares, ha dicho.

Para eso, ve imprescindible que "las fuerzas progresistas y republicanas españolas comprendan que buena parte de los soberanismos 'periféricos' son aliados objetivos suyos", y que estos movimientos soberanistas y progresistas comprendan que debe haber iniciativas que faciliten la alianza con otras fuerzas o difícilmente se ganará lo que considera una batalla democrática contra el poder actual, que describe como chovinista y reaccionario.

Crítica al PDECat

Sin embargo, critica que el PDECat "se haya negado a votar la moción de censura al PP y haya coincidido con la derecha española en muchas de sus políticas antisociales", aunque consideraría un error que estas críticas dejen la vía abierta a una intervención autoritaria del PP que lesione más el autogobierno catalán y que pretenda humillar sus instituciones, según él.

Para Pisarello, el soberanismo catalán, incluso en sus versiones más nacionalistas y conservadoras, no puede colocarse en ningún caso en el mismo nivel del ofensivo nacionalismo españolista, ha dicho: "Este nacionalismo de Estado, practicado por el PP y Cs --y desgraciadamente, demasiado a menudo por el PSOE--, es de hecho lo que está en el origen de la situación de bloqueo actual".

Unilateralidad

Noticias relacionadas

Ha opinado que el soberanismo, más que el independentismo, representa a la amplia mayoría de la sociedad catalana, y que "uno de los errores de la actual mayoría parlamentaria independentista ha sido no leer adecuadamente esta centralidad del soberanismo", y ha avisado de que el unilateralismo puede considerarse una alternativa legítima ante el Gobierno de Mariano Rajoy, pero que implica problemas en el referéndum.

Cree que esta unilateralidad dificulta la implicación de sectores no convencidos, y un referéndum requeriría la adhesión de una estructura administrativa y jurisdiccional para validarlo: "Esta es una de las principales diferencias entre este tipo de desobediencia institucional y un acto de desobediencia civil".