Ir a contenido

Cuando Villarejo bailaba con Grace Jones

El polémico excomisario protagonizó en 1981 un divertido momento en el programa 'Esta noche', al que acudió como portavoz del Sindicato Profesional de Policía

Momento en el que Grace Jones eligió a Villarejo para bailar.

Momento en el que Grace Jones eligió a Villarejo para bailar. / RTVE

La vida del excomisario de la Policía José Manuel Villarejo ha sido, además de controvertida, intensa. No todo el mundo puede decir que ha bailado con Grace Jones...

Fue en julio de 1981, en el plató del programa de entrevistas que conducía Carmen Maura 'Esta noche'. Villarejo acudió como secretario general del Sindicato Profesional de Policía, el mayoritario en aquel momento en el cuerpo. Al término del espacio, en el que también participaron el poeta Rafael Alberti y la actriz Núria Espert, Maura dio paso a la actuación de la cantante, que interpretó el sugestivo tema 'Pull up to the bumper'. Tras unos minutos moviéndose por el escenario, Jones se acercó a la mesa y eligió a Villarejo como compañero de baile. A partir del minuto 1:02:33 pueden ver el momento.

Durante los casi 11 minutos que duró la entrevista que le hizo el periodista Jesús de las Heras (del minuto 32 al 43), el excomisario se mostró con bastante aplomo (aunque se le escapó una risa nerviosa en algunos momentos) y elaboró una defensa cerrada de la Policía Nacional en un momento en que era cuestionada por su tardía condena al golpe del 23-F y por su "carácter facha".

"Es el cuerpo que más ha asumido el proceso democrático", esgrimió Villarejo, antes de apostillar que la policía debía ser "apartidista", no "apolítica".

Siguiendo con las ventajas de la democracia, apuntó: "El régimen de libertades supone una ayuda trascendental (...). Cuanta más libertad hay, más posibilidades de acceso y de clarificación de las actuaciones policiales".

EL LAPSUS

También hubo tiempo para el lapsus. Maura le preguntó si consideraba que la policía estaba "justamente retribuida en España como para salvaguardar su honestidad". "Desde mi punto de vista, no", respondió. Rápido de reflejos, matizó su respuesta y recalcó que los agentes no estaban bien pagados, pero que eso no implicaba que no fueran honestos.

Por último, Villarejo negó que la policía tuviera que ser el brazo del poder o poder en sí misma. "Tratamos de no ser ni siquiera mediador del poder", añadió.