05 jun 2020

Ir a contenido

EL ÓRDAGO INDEPENDENTISTA

Lluvia de avisos de la CUP

Los anticapitalistas advierten al Estado de que se movilizarán para garantizar el referéndum

Los 'cupaires', a los 'comuns': "La neutralidad forma parte del problema"

XABI BARRENA / FIDEL MASREAL / BARCELONA

Eulàlia Reguant y Núria Gibert, en el inicio de la campaña de la CUP por el ’sí’, en la plaza Orfila, en Sant Andreu.

Eulàlia Reguant y Núria Gibert, en el inicio de la campaña de la CUP por el ’sí’, en la plaza Orfila, en Sant Andreu. / JULIO CARBÓ

La CUP ha iniciado este jueves en Sant Andreu su campaña por el 'sí' en el referéndum del primero de octubre. Y lo ha hecho repartiendo avisos y advertencias a trote y moche. Al Estado, al PDECat y a los 'comuns'. Bajo el gramsciano lema de 'Vivir significa tomar partido', los anticapitalistas han dibujado la consulta vinculante de dentro de tres meses como un ariete contra el llamado 'régimen del 78'.

La diputada, y futura concejala, Eulàlia Reguant ha llevado el peso oratorio del acto con una defensa encendida del derecho a votar en ese referéndum. Tanto es así que no ha dudado en advertir al Estado de que la fuerza anticapitalista se movilizará para defender ese derecho. "La reacción del Estado demofóbico se dará. Y ante ella, la izquierda anticapitalista responderá com siempre lo ha hecho, con organización y movilización para garantizar derechos". Choque de trenes 'king size'.

Sus vecinos ideológicos de los 'comuns' también recibieron una 'caricia'. La calculada ambigüedad de la neonata Catalunya en Comú fue respondida por Reguant: "Los que esperen que el 1-O sea una simple movilización, yerran. No se precisan más garantías que la de tener el referéndum; la de imparcialidad del Govern y la de que haya una campaña por el 'sí' y por el 'no'", ha sentenciado a propósito de la persistente exigencia de garantías de los de Xavier Domènech para secundar la consulta vinculante.

Y eso sin contar el uso de Antonio Gramsci, político fetiche para los 'comuns'. Desde el propio lema que invita a tomar partido a la referencia de la miembro de la dirección del partido Núria Gibert: "La indiferencia es el peso muerto de la historia. Los neutrales forman parte del problema".

NO HAY NEUTRALIDAD

Y es que para los anticapitalistas, el referéndum es la "llave que abre todas las cerraduras", ha dicho Reguant, motivo por el que no caben tibiezas. Así, los anticapitalistas entrarán en el Parlament una moción por la cual proponen que se exija a los medios de comunicación que deseen una subvención pública la condición de que se "comprometan" con el "fomento de la participación democrática en el referéndum del 1 de octubre". 

El tercer grupo aludido fue, obviamente, el PDECat. Ya casi por tradición y porque sobre los posconvergentes pesa ese sambenito de que, cuando llega la hora de la verdad, dudan. Los recelos entre la nueva CDC y ERC esta semana, por la conveniencia o no de aprobar la ley de transitoriedad antes del referéndum, fue solventado de un plumazo por Reguant.

"Hay que hacer públicas ya las leyes de transitoriedad y de referéndum. Hay que dar ya una fecha para su aprobación, porque una es importante" para el 1-O y la otra lo será para el día siguiente, para el "periodo constituyente", ha afirmado la diputada.

Y acaso como un aviso para nevagantes o, más bien, como disuasorio a posibles tentaciones, Reguant ha aseverado: "No valen reinterpretaciones de los resultados. Los que quieran usar los votos del 1-O para negociar un nuevo marco de entendimiento [con España], yerran".