Ir a contenido

EL ÓRDAGO INDEPENDENTISTA

El 'procés' en 10 preguntas (y alguna respuesta)

Con la vía del diálogo ya descartada, Puigdemont no frenará y Rajoy sitúa a los Mossos en su punto de mira

Neus Tomàs

Junqueras, Puigdemont y Munté, esta semana en el Palau de la Generalitat.

Junqueras, Puigdemont y Munté, esta semana en el Palau de la Generalitat. / FERRAN SENDRA

A medida que pasan los meses, lejos de atisbarse una solución, el conflicto entre el independentismo catalán y el Gobierno central se enquista y nadie se atreve a pronosticar cómo acabará. A estas alturas se da por hecho que Puigdemont no frenará y la duda és hasta dónde está dispuesto a llegar Rajoy para evitar que el referéndum se acabe realizando.

1. ¿Cuál será la fecha elegida para celebrar el referéndum? 

Desde hace meses en el Palau de la Generalitat se han estudiado varias fechas. Se pensó en un posible adelanto para antes del verano, pero esta opción estaba supeditada al calendario judicial. Al retrasarse la causa contra Carme Forcadell se decidió mantener el plan A, esto es, esperar a septiembre o primeros de octubre. La semana que viene saldremos de dudas puesto que la intención del Govern es desvelar la fecha tras reunir al Pacte Nacional pel Referèndum. Así se dará también respuesta a la CUP y a las entidades soberanistas, que han reclamado públicamente que se anuncie ya el calendario.   

2. ¿Cómo será la pregunta?

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, siempre ha defendido que estaba abierto a pactar la fórmula de la pregunta e incluso a incluir una propuesta que satisfaciera los intereses del Gobierno central. Pero eso no pasará, no habrá una alternativa que permita apoyar una tercera vía, y de ahí que los estrategas del llamado 'procés' se decanten por una fórmula lo más binaria posible, que pueda responderse con un 'sí' o con un 'no'. La duda es si se introducirá el concepto de República catalana.  

3. ¿El referéndum se acabará realizando? 

Esta es la pregunta del millón. Desde hace meses un núcleo duro en el que están miembros del Govern pero también de la CUP y en algunos casos destacados representantes del ámbito soberanista como la presidenta del Parlament y de entidades como la ANC y Òmnium están trabajando con diferentes escenarios. A algunas de las reuniones asisten Puigdemont y Oriol Junqueras. En el Govern se asegura que las urnas no serán un problema; insisten en que las habrá, pese a la presión que el Ejecutivo central está ejerciendo sobre las empresas que estarían en disposición de presentarse al concurso de la Generalitat. Así que a estas alturas nadie duda de que el referéndum se convocará. Otra cosa es que se acabe celebrando.

4. ¿Qué hará el Gobierno central para impedir la consulta?

Al igual que Puigdemont, Mariano Rajoy tampoco enseña todas sus cartas. En lo que coinciden tanto unos como otros es en que la clave puede estar en el papel que jueguen los Mossos d’Esquadra. Hay que recordar que como policía judicial su obligación sería cumplir las órdenes que puedan llegar desde la Fiscalía General del Estado. Por ejemplo, si se les pide, deberán retirar las urnas. A no ser que se amparasen en una nueva legalidad, emergida de la llamada ley de transitoriedad, más conocida como ley de desconexión.

5. ¿Cuándo se aprobará la ley de desconexión?

Una cosa es cuándo se aprobará, previsiblemente tras el parón veraniego del Parlament (este año, más corto porque abrirá ya el 15 de agosto), y otra es cuándo se dará a conocer el contenido. Es probable que su redactado, el secreto más bien guardado (descontando un borrador publicado recientemente por 'El País') se conozca en las próximas semanas. En cambio, su aprobación será posterior. La intención de la mayoría que conforman Junts pel Sí y la CUP es hacerlo por lectura única, una formula inédita y como mínimo cuestionable, puesto que no deja margen a la oposición para ni tan siquiera presentar enmiendas. El texto está condenado a acabar en el Consell de Garanties Estatutàries y, sin miedo a errar en el pronóstico, también en el Constitucional. Así que, una vez aprobada, será suspendida. ¿Y entonces qué hará el Govern? Es probable que siga adelante en su aplicación pero esta es una de las preguntas sin respuesta.

6. ¿Qué papel quiere jugar el 'colauismo'?

El partido de Ada Colau y Xavier Domènech no avalará la vía unilateral. La cuestión es cómo, en función de los pasos que dé el Gobierno central, evita salir en la foto al lado del PPPSOE y Ciudadanos.

7. ¿Qué hará Pedro Sánchez?

Si algún dirigente independentista pensaba que Sánchez se desmarcaría de la estrategia del PP puede ir haciéndose a la idea de que no será así. Al menos hasta que se supere la estación del referéndum. Después, y en función de cómo sea el paisaje tras la batalla, su apuesta por la reforma constitucional puede reactivarse (o no).

8. ¿Cómo puede afectar la complicada relación de Puigdemont con su partido?

Puigdemont no será candidato. Eso le deja las manos libres en el Palau pero complica la vida al PDECat. Él no tiene nada que perder. Su partido, mucho. 

9. ¿Cuál es el calendario de Oriol Junqueras?

El líder de ERC lo tiene todo a favor para ser el próximo presidente de la Generalitat. A no ser que sea inhabilitado, una posibilidad nada descartable. De ser así, su papel de mártir tampoco perjudicaría a los intereses republicanos. En ERC aseguran que Junqueras resistirá y que si no es él, alguno de los suyos será 'president'. 

10. ¿ Y las elecciones?

El objetivo del PDECat y ERC es aguantar hasta principios del 2018. La duda es si podrán. 

0 Comentarios
cargando