25 oct 2020

Ir a contenido

Sánchez decidirá sin contar con la gestora qué votar en la moción de censura de Podemos

El líder socialista es partidario de la abstención y la dirección interina se inclina por el voto en contra

Javier Fernández se reúne con el nuevo secretario general y le traslada que no se inmiscuirá en sus pasos

Juan Ruiz Sierra

Pedro Sánchez celebra su triunfo en las primarias del PSOE, el pasado 21 de mayo. 

Pedro Sánchez celebra su triunfo en las primarias del PSOE, el pasado 21 de mayo.  / EFE / JAVIER LIZÓN

Desautorizada en las primarias del pasado 21 de mayo, la gestora socialista, cuyos principales integrantes apoyaban a Susana Díaz, no tiene intención de inmiscuirse en las decisiones de Pedro Sánchez. Hasta el congreso que el PSOE celebrará entre el 16 y el 18 de junio, la dirección interina sigue estando en funcionamiento, aunque los militantes hayan elegido ya al secretario general, y podría intentar marcar los pasos del nuevo líder. Empezando por la polémica moción de censura de Podemos a Mariano Rajoy, que se debatirá dentro de 15 días. Sin embargo, la posición a tomar ante esta iniciativa, ya sea voto en contra o abstención porque el apoyo está descartado, será decidida por Sánchez en exclusiva.

El secretario general se ha reunido durante una hora este lunes con el presidente de la gestora, Javier Fernández. El también presidente de Asturias no tiene una buena relación con Sánchez, pero el ambiente, según los colaboradores del líder, ha sido “cordial, con un tono positivo y constructivo”. La principal decisión que se ha tomado, continúan las mismas fuentes, ha sido que sea el secretario general “quien tome la decisión final sobre el voto del grupo parlamentario socialista”.

Se trata de un gesto claro en aras de continuar rebajando la tensión en las filas socialistas, ya que la gestora, hasta que se celebre el congreso y se disuelva, tiene las mismas competencias que una Ejecutiva y más capacidad de mando que el secretario general electo.

CRITERIOS DISTINTOS

En la moción de censura de Podemos, como en tantos otros asuntos, el criterio de Sánchez no coincidía con la gestora. Partidaria de un actitud dura con Podemos, la dirección interina se inclinaba por el voto en contra de la iniciativa, que postula a Pablo Iglesias como presidente del Gobierno. Sánchez, en cambio, por la abstención. Ha criticado con dureza la iniciativa del partido morado, anunciada antes de haber negociado el apoyo de los grupos parlamentarios de la oposición, pero también considera que Rajoy es “censurable” por los casos de corrupción en el PP. El movimiento, explican las mismas fuentes, permitiría a los socialistas no votar lo mismo que el PP y también subrayar que no son igual que los morados, que el año pasado rechazaron la investidura de Sánchez, abocando así a España a la repetición electoral.

En cualquier caso, la moción de censura de Podemos, que por el momento solo cuenta con el apoyo de ERC y Bildu, está destinada al fracaso, independientemente de que los socialistas voten en contra o se abstengan.